Anuncio

Críticas al gobernador de Puerto Rico tras reconocer 3.000 muertos por María

Fotografía de archivo tomada el 23 de septiembre de 2017, que muestra las calles inundadas en San Juan (Puerto Rico) tras el paso del huracán María. Al menos 2.975 personas murieron entre septiembre de 2017 y febrero de 2018 en Puerto Rico como consecuencia del huracán María, según un estudio independiente de la Universidad George Washington publicado ayer, 28 de agosto de 2018, y encargado por el Gobierno puertorriqueño. Los investigadores han hallado "brechas en los procesos de certificación de muerte y de comunicación pública", indicó el documento. EFE/Archivo

Fotografía de archivo tomada el 23 de septiembre de 2017, que muestra las calles inundadas en San Juan (Puerto Rico) tras el paso del huracán María. Al menos 2.975 personas murieron entre septiembre de 2017 y febrero de 2018 en Puerto Rico como consecuencia del huracán María, según un estudio independiente de la Universidad George Washington publicado ayer, 28 de agosto de 2018, y encargado por el Gobierno puertorriqueño. Los investigadores han hallado “brechas en los procesos de certificación de muerte y de comunicación pública”, indicó el documento. EFE/Archivo

EFE

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, es el centro de las críticas después de que un estudio eleve a casi tres mil las muertes relacionadas al ciclón María, frente a las 64 defendidas oficialmente durante meses, que superan los 1.880 fallecidos en 2005 en Nueva Orleans por Katrina.

El estudio de la Universidad George Washington, que el propio Rosselló había pedido ante la incertidumbre de las cifras oficiales, no deja en buen lugar al Gobierno y convierte al huracán María en una de las peores tragedias a causa de un desastre natural de la historia de todo EEUU, lo que hoy aprovecha la oposición para criticar al Ejecutivo.

El estudio critica agencias de seguridad y salud, esta última señalada como la que debía haber asumido la responsabilidad en la certificación de las muertes relacionadas con el paso del huracán María.

El secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Héctor Pesquera, también es criticado por mantener hasta el martes, cuando se divulgó el informe, la poco creíble de 64.

El estudio de Instituto Milken de la Escuela de Salud Pública de la Universidad George Washington concluye que el exceso de muertes entre septiembre de 2017 y febrero de 2018 -respecto a un año normal- fue de 2.975.

Esa cifra de 2.975 muertos relacionadas con el paso de María no incluye las causas de los fallecimientos ni nombres y apellidos de personas, sino que se trata de un cálculo en base a los datos oficiales del Registro Demográfico de Puerto Rico, además de factores como la migración, riesgo por edad, el sexo y el estatus económico.

El informe detalla que “la falta de comunicación, directrices bien establecidas y ausencia de formación entre los médicos sobre cómo certificar muertes en desastres naturales” como algunos de los principales fallos del Gobierno a la hora de gestionar la crisis por el paso del huracán María.

El legislador del opositor Partido Popular Democrático (PPD) José Manuel Ortiz, exigió a raíz del informe la dimisión de Pesquera.

El presidente del PPD, Héctor Ferrer, dijo que cuando el presidente de EEUU, Donald Trump, vistió Puerto Rico en vez de hacerle ver la dimensión de la tragedia se minimizó el número de muertos.

La mediática alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, señaló que la gestión del Gobierno en el desastre de María fue un caso de negligencia.

El senador del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, sostuvo que Pesquera debería dimitir por su insensibilidad hacia miles familias que perdieron a sus seres queridos.

Rosselló aseguró hoy que María fue una devastación sin precedentes, además de asumir que el protocolo inicial no era el correcto.

Pesquera también se pronunció para señalar que no se siente responsable de las 2.975 muertes.

“El experto en el tema es el doctor que certifica. Yo simplemente reportaba lo que se nos reportaba a nosotros. Yo no puedo reportar una cosa de lo que se sustenta a base de evidencia, solamente la evidencia es el doctor que certifica la muerte”, sostuvo el funcionario.

Recordó que era el portavoz gubernamental, pero que las cifras las proveían el Negociado de Ciencias de Forenses y los doctores que atendían a los pacientes.

El informe, de un coste de 300.000 dólares y con una segunda parte pendiente, subraya la falta de comunicación, directrices bien establecidas y ausencia de formación entre los médicos sobre cómo certificar muertes en desastres naturales.

Recomienda desarrollar una política para dar respuesta a desastres naturales y establecer un liderato del Departamento de Salud con la capacidad de organizar un equipo médico para la certificación de muertes, además de pedir personal profesional para el Registro Demográfico y el Negociado de Ciencias Forenses.


Anuncio