Anuncio

Schwartzman se lleva el duelo de argentinos en un Abierto sin Mayer y Bagnis

El tenista argentino Diego Schwartzman fue registrado este martes al devolverle una bola a su compatriota Federico Delbonis, durante el segundo día de partidos del Abierto de Tenis de Estados Unidos, en el Centro Nacional de Tenis USTA de Flushing Meadows (Nueva York, EE.UU.). EFE

El tenista argentino Diego Schwartzman fue registrado este martes al devolverle una bola a su compatriota Federico Delbonis, durante el segundo día de partidos del Abierto de Tenis de Estados Unidos, en el Centro Nacional de Tenis USTA de Flushing Meadows (Nueva York, EE.UU.). EFE

EFE

Diego Schwartzman sobresalió hoy en un día de retos en el Abierto de EE.UU.: se llevó el duelo contra su compatriota Federico Delbonis, mientras que Leonardo Mayer sucumbió al calor y Facundo Bagnis al embate del número 39 del mundo.

Le llevó tres sets a Schwartzman, decimotercer cabeza de serie, desbancar a un Delbonis aquejado por el calor que azotó hoy a Flushing Meadows y que obligó a algunos jugadores a retirarse, entre ellos Mayer.

“Me tocó ganar, pero no sé si hubiera aguantado cuatro o cinco sets, y Fede tampoco. A ver quién aguantaba más; estas condiciones hacen que los partidos no salgan buenos”, admitió Schwartzman posteriormente.

El “Peque”, como le apodan sus seguidores, venció a Delbonis por 6-2, 7-6 (6) y 6-2 en dos horas y 41 minutos, clasificándose para la segunda ronda.

No obstante, fue un partido duro en el que dijo sufrir especialmente en el segundo set, ya que Delbonis estuvo “fino” tras intentar desgastarlo con agresividad en el primer set.

A mitad de tarde, Schwartzman supo que su siguiente rival sería el “batallador” español Jaume Munar, de 21 años y formado en la Academia de Rafael Nadal, cuya victoria tardó casi cuatro horas en consolidar frente el belga Ruben Bemelmans.

Finalmente, Munar, clasificado en el 85 según la ATP, se impuso al belga por 5-7, 6-3, 7-6 (3), 2-6 y 6-1.

Horas antes, al mediodía, el argentino Leonardo Mayer estaba remontando su encuentro contra el serbio Laslo Djere en el cuarto set cuando las adversas condiciones climatológicas casi le hicieron desfallecer.

El encuentro se saldó a favor de Djere con un 6-4, 6-4, 4-6 y 2-1, momento en que se retiró Mayer tras volver de un descanso en el vestuario y sentir que le resultaba “imposible” continuar por todo el líquido que estaba perdiendo.

“He jugado con mucho calor y bien; hoy imposible, no podía, no me daba el cuerpo”, dijo Meyer, quien peleó 2 horas y 27 minutos y al final creyó que “iba a morir allá en la cancha”, según dijo a los periodistas.

Con una sensación térmica en torno a 40?C, la organización del torneo estableció una política de “calor extremo” sin precedentes para los tenistas, consistente en descansar diez minutos entre el tercer y el cuarto sets.

Por su parte, el argentino Facundo Bagnis no se empequeñeció ante el francés Gael Monfils , número 39 de la ATP, y mantuvo un pulso de cuatro sets a lo largo de dos horas y ocho minutos.

Sin embargo, el argentino finalmente no pudo resistir el embate del francés, que lo superó con un resultado de 7-6 (4), 3-6, 6-0 y 6-0, sin encontrar apenas resistencia en los últimos dos sets.

Este miércoles, una hornada de tenistas latinoamericanos disputarán una nueva ronda del Grand Slam, comenzando por el argentino Juan Martín Del Potro, tercer cabeza de serie, que el a;o pasado llegó a la semifinal del torneo.

El oponente de “Delpo” para la segunda jornada es el estadounidense Denis Kudla, mientras que competirá también contra otro destacado el chileno Nicolás Jarry.

Jarry, número 42 del mundo, tiene como rival al undécimo cabeza de serie, el estadounidense John Isner, que este año alcanzó la semifinal en Wimbledon y no ha llegado más allá de los cuartos de final en el US Open desde 2011.

Por último, el argentino Guido Pella se las verá con el italiano Paolo Lorenzi, que se ha mantenido alejado de la cancha durante dos meses por lesión.


Anuncio