Anuncio
Share

Acuña Jr. mantiene ganadores a los Bravos y Baéz lo hace con los Cachorros

En la imagen, el segunda base puertorriqueño Javier Báez de los Cachorros de Chicago. EFE/Archivo

En la imagen, el segunda base puertorriqueño Javier Báez de los Cachorros de Chicago. EFE/Archivo

EFE

Los peloteros latinoamericanos, el jardinero novato, el venezolano Ronald Acuña Jr. y el segunda base puertorriqueño Javier Báez fueron los grandes protagonistas de la ofensiva de sus respectivos equipos de los Bravos de Atlanta y los Cachorros de Chicago que consiguieron sendas victorias en la jornada del béisbol profesional de la Liga Nacional.

Acuña Jr. consiguió su vigésimo primer cuadrangular de la temporada y fue golpeado por otro pitcheo de Miami, sin que ello derivara en un nuevo altercado, durante el encuentro que los Bravos ganaron de visitantes por blanqueada de 0-5 a los Marlins .

Fue el primer enfrentamiento entre los dos equipos desde el 15 de agosto, cuando el abridor dominicano de Miami, José Ureña , se ganó una suspensión de seis encuentros luego de golpear a Acuña Jr. con su primer y único lanzamiento.

Aquel pelotazo desató un conato de riña en que se vaciaron las bancas de ambos equipos en dos ocasiones.

Esta vez los ánimos se mantuvieron más serenos, si bien hubo una represalia. Y al final, la historia fue la misma para Sean Newcomb y los Bravos cuando enfrentan a los Marlins.

Newcomb (11-7) toleró dos imparables y recetó ocho ponches en seis entradas de blanqueada. Mejoró a una marca de 4-0 con una efectividad de 0.75 en cuatro aperturas ante Miami en la presente campaña.

Atlanta se colocó en un récord de 13-3 frente a los Marlins en el año. Ha ganado los últimos siete duelos entre ambos clubes.

Charlie Culberson y el venezolano Ender Inciarte batearon también sendos vuelacercas por Atlanta, que permaneció tres juegos encima de los Filis de Filadelfia, el segundo lugar de la División Este.

El abridor venezolano Elieser Hernández (2-7) trabajó durante tres entradas, en las que permitió tres indiscutibles --incluidos dos cuadrangulares-- y tres carreras.

Fue relevado por el dominicano Jarlin García, quien se marchó con un “out” en el quinto episodio, luego que una línea de Nick Markakis lo golpeó en la pierna derecha, antes de que la pelota se fuera a terreno de foul por la raya de la antesala.

Acuña Jr. recibió el pelotazo en la sexta entrada, cuando los Bravos ganaban ya por 5-0. El relevista mexicoamericano Javy Guerra estaba en el montículo, y sus primeros siete lanzamientos fueron strikes.

El octavo fue la excepción, una recta de 94 millas por hora (152 kilómetros) y adentro, que golpeó al astro venezolano cerca de la muñeca izquierda. Furioso, Acuña Jr. azotó su casco contra el suelo y gritó, pero eventualmente se dirigió a primera sin que nadie más invadiera el terreno, como sí ocurrió en Atlanta la semana pasada semana.

Los Bravos se vengaron en la parte baja de la entrada cuando Newcomb golpeó en el brazo izquierdo a Brian Anderson cuando había dos outs. El umpire del plato Chris Conroy emitió advertencias a Newcomb y a las dos cuevas.

Anderson fue impactado de nuevo en el octavo episodio, esta vez en la espinilla, por una curva de Jesse Biddle a 78 millas por hora (126 kilómetros).

En ambas ocasiones, Anderson se dirigió a la inicial sin mayores aspavientos.

La ofensiva de los Bravos tuvo el apoyo de los latinoamericanos encabezados por Acuña, que se fue de 4-1, con una anotada y una impulsada, Inciarte de 4-2 con una anotada y una remolcada. El panameño Johan Camargo de 5-3 con una producida.

Cole Hamels lanzó juego completo para continuar su asombroso repunte con los Cachorros, que arrollaron 7-1 a los Rojos de Cincinnati, gracias a jonrones de Anthony Rizzo y Javier Báez.

Hamels (4-0) toleró ocho imparables, repartió siete ponches y entregó un par de boletos para lograr el decimoséptimo juego completo en su carrera y el primero de un pitcher de los Cachorros en la temporada. Su efectividad en cinco aperturas con Chicago es de 0.72.

Antes de ser cedido en traspaso a los Cachorros, el veterano zurdo tenía un récord de 5-9 y un promedio de carreras limpias admitidas de 4.72 en 20 aperturas con los Vigilantes de Texas.

Rizzo bateó de 2-2 con un boleto y tres carreras impulsadas.

Báez se fue de 5-3, se embasó en un error y anotó tres veces con una impulsada. Su vigésimo séptimo vuelacerca en la campaña fue monumental, de 481 pies (147 metros), para enviar la pelota detrás del graderío y hasta la avenida Waveland.

El boricua aportó además una gran jugada defensiva en el campocorto. Retrocedió y se lanzó hacia el césped para apoderarse de una línea mansa del colombiano Dilson Herrera, lo que marcó el final del séptimo episodio.

Ian Desmond aportó cuadrangular de dos carreras cuando había dos “outs” de la novena entrada, y los Rockies de Colorado vencieron 4-3 a los Padres de San Diego, en el retorno del veterano jardinero Matt Holliday .

Desmond encontró un splitter del relevista Kirby Yates (4-3), a 88 mph (142 kilómetros), y envió la pelota por encima de la barda del jardín izquierdo, después de que Trevor Story había conectado un sencillo en el comienzo del episodio y robó la intermedia.

Aaron Nola superó a Max Scherzer en un duelo de abridores estelares, el venezolano Odúbel Herrera aportó un jonrón de dos carreras en el séptimo episodio y los Filis de Filadelfia blanquearon 2-0 a los Nacionales de Washington.

Nola (15-3) estuvo magistral en el duelo frente al ganador de tres premios Cy Young al permitir cinco imparables y dio una base por bolas.

También superó su peor momento con su último lanzamiento, ponchando al jardinero Bryce Harper con corredores en primera y segunda para poner fin al octavo.

Nola acumuló nueve ponches y acabó con efectividad 2.13, el mismo promedio de Scherzer. Junto al as de los Mets de Nueva York, Jacob deGrom, son los máximos candidatos al Cy Young del Viejo Circuito.

Scherzer (16-6) también brilló en el primer duelo de abridores con al menos 150 entradas y efectividad de 2.25 desde que John Tudor de Cardenales de San Luis se topó con Dwight Gooden de los Mets el 11 de septiembre de 1985.

Scherzer toleró dos imparables en siete episodios y ponchó a 10, para consolidarse en la cima de ese renglón en las mayores con 244.

Otro abridor, Madison Bumgarner , bateó un doblete productor, lo que representó la única carrera limpia admitida por Jacob deGrom, a quien el as de San Francisco superó también en el montículo, para que los Gigantes ganasen a domicilio 1-3 a los Mets.

Bumgarner (5-5) cumplió su primera aparición en Nueva York desde que lanzó una blanqueada de cuatro hits en el juego de comodines de la Liga Nacional en 2016. Esta vez, el lanzador estelar de San Francisco permitió una carrera y cinco hits en ocho episodios, con ocho ponches y sin bases por bolas.


Anuncio