Anuncio

Georgia pierde al limitar matrículas universitarias a soñadores, dice reporte

El estado de Georgia pierde al prohibir la matrícula como residentes y negar acceso a las cinco universidades de cupo limitado a estudiantes indocumentados y a aquellos protegidos bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), según un reporte divulgado. EFE/Archivo

El estado de Georgia pierde al prohibir la matrícula como residentes y negar acceso a las cinco universidades de cupo limitado a estudiantes indocumentados y a aquellos protegidos bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), según un reporte divulgado. EFE/Archivo

EFE

El estado de Georgia pierde al prohibir la matrícula como residentes y negar acceso a las cinco universidades de cupo limitado a estudiantes indocumentados y a aquellos protegidos bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), según un reporte divulgado hoy.

El informe, bajo el título de “Un sueño aplazado”, fue elaborado por la organización Project South y Freedom University, que brinda cursos gratuitos de educación superior a estudiantes indocumentados. Los estudiantes que se acogen a matrículas como no residentes del estado, pagan hasta tres veces más que aquellos que matriculan como residentes, y esto representa una carga que dificulta su posibilidad de continuar con sus estudios o los imposibilita, señala el informe.

De acuerdo con el reporte, estas políticas no solo afectan a los estudiantes indocumentados, sino también dañan la economía del estado y su habilidad de competir en una economía global.

Con más de 24.000 beneficiarios de DACA y como uno de los estados con mayor crecimiento de la población indocumentada en todo el país, Georgia debería de integrarlos y no alienarlos, sugiere el texto.

Cifras del Instituto de Política Económica y Tributaria de Georgia, citadas en informe, dan cuenta de que el estado pierde 10 millones de dólares al año al descalificar a jóvenes indocumentados que son académicamente elegibles para recibir matrícula como residentes del estado.

Según esta entidad, los cerca de 1.3 millones de jóvenes con DACA que se matriculan a la universidad o son elegibles, contribuyen con aproximadamente 1.700 millones de dólares anuales en impuestos a nivel estatal y nacional.

Georgia, Alabama y Carolina del Sur y Arizona son otros de los estados que niegan o restringen la matrícula universitaria a estudiantes indocumentados.

No obstante, pese a los obstáculos que estos estudiantes enfrentan, los jóvenes indocumentados de Georgiao parecen estar determinados a buscar la forma de continuar con sus estudios superiores.

De acuerdo con datos de Freedom University, uno de cada tres estudiantes que reciben cursos con ellos han obtenido beca completa para estudiar en una universidad en otro estado.

“Si bien esto es un gran triunfo para cada estudiante, es una terrible pérdida para el estado de Georgia”, señala el reporte.

El Fondo Méxicoamericano para la Educación y Defensa Legal (MALDEF) interpuso a principios de mes una demanda contra el Sistema Universitario de Georgia por negarle la matrícula a jóvenes beneficiarios de DACA a las universidades más prestigiosas del estado.

La demanda, cursada a nombre de tres estudiantes residentes en el estado, quiere que se reconozca el estatus migratorio que otorga DACA para aceptarlos en dichos centros de altos estudios, a los que hasta ahora se les niega el acceso.


Anuncio