Anuncio

Presentan en Puero Rico demanda contra aseguradoras por retrasos pago tras María

Vista de los daños causados por el paso del huracán María en el sub-barrio de Miramar de Santurce, en el municipio de San Juan (Puerto Rico). EFE/Archivo

Vista de los daños causados por el paso del huracán María en el sub-barrio de Miramar de Santurce, en el municipio de San Juan (Puerto Rico). EFE/Archivo

EFE

El despacho de abogados Sepulvado, Maldonado y Couret presentó una demanda de clase contra varias aseguradoras con operaciones en Puerto Rico por el retraso en el pago a sus clientes de los daños provocados por el paso del huracán María el pasado mes de septiembre.

La demanda, divulgada hoy, especifica que se trata de un pleito de clase de consumidores por daños y perjuicios, incumplimiento contractual, violación al deber de lealtad y buena fe.

La demanda está dirigida contra las aseguradoras Mapfre, Triple-S, One Alliance, AIG , QBE Optima y Antilles Insurance, entre otras compañías.

Los asegurados afectados en esta demanda presentaron cerca de 100.000 reclamaciones por pérdidas, a lo que se suma los presuntos daños adicionales por las hipotéticas prácticas desleales de las aseguradoras.

La demanda detalla que se representa a los asegurados de Puerto Rico que sufrieron pérdidas tras el paso del huracán María, que reclamaron estas pérdidas y que la investigación, ajuste, resolución y pago de sus reclamaciones excedió el plazo que establece la ley y la reglamentación aplicable, causándoles la demora pérdidas y daños adicionales.

El texto indica que la demanda se presenta por daños, pérdidas y empobrecimiento provocado por la dilación en la tramitación y adjudicación de reclamaciones que las aseguradoras demandadas optaron por asegurar de manera libre y voluntaria.

“Estas sabían el tipo de riesgo que asumían, tenían y tienen el peritaje necesario para evaluar las medidas y planes de contingencia que debían implementar para estar en posición de investigar, ajustar, resolver y pagar por el riesgo asumido, y sabían que por disposición de ley tenían que hacerlo en un término de 90 días”, reza la demanda.

El texto de la demanda indica que las aseguradoras demandadas expresa y voluntariamente optaron por asegurar y cubrir daños como resultado de un posible huracán cuando conocían que los asegurados residían en una isla tropical, donde dichos fenómenos atmosféricos son una probabilidad real todos los años.

La demanda subraya que los asegurados reclamaron las pérdidas y que la indemnización pagada “fue incompleta por dejar de incluir una suma para el pago del impuesto de ventas y uso como parte de las pérdidas compensadas y que los asegurados necesariamente tendrán que pagar para restituir o reconstruir su propiedad”.

Además, se recuerdan que según los informes anuales del Comisionado de Seguros relativo a los pasados quince años, la industria del sector en la isla es próspera y el mercado local se ubica entre los mejores 20 a nivel mundial en el sector de seguros.

“Durante décadas, la industria local de seguros ha sido próspera y lucrativa. Las aseguradoras locales han generado ganancias anuales en miles de millones de dólares”, aclara el texto.

La demanda matiza que al suscribir una póliza y cobrar una prima a un asegurado, el asegurador “asume la obligación de tramitar reclamos de sus asegurados de forma expedita y sin dilaciones innecesarias”.

En Puerto Rico, dicha obligación se desprende del contrato de seguro, está expresamente dispuesta en los artículos del Código de Seguros, los cuales se entienden incorporados al contrato de seguro, y constituyen una obligación que razonablemente se desprende del contrato de seguro.

Las reclamaciones rondan los 2.500 millones de dólares más intereses para los asegurados afectados.


Anuncio