Anuncio
Share

Capital mexicana refuerza su capacidad para medir contaminantes atmosféricos

Fotografía de archivo del 14 de enero de 2005, donde se aprecia la contaminación del aire en la Ciudad de México (México). EFE/ARCHIVO

Fotografía de archivo del 14 de enero de 2005, donde se aprecia la contaminación del aire en la Ciudad de México (México). EFE/ARCHIVO

EFE

Ciudad de México reforzó hoy su capacidad para medir la contaminación atmosférica gracias a la instalación de un vanguardista equipo que permite medir con mayor precisión los contaminantes que quedan en el aire.

En un mensaje a medios, la secretaria de Medio Ambiente de la capital, Tanya Müller, anunció que, gracias a esta tecnología, se podrá identificar el hasta ahora desconocido 59 % de la composición de las partículas finas (PM2,5), con la esperanza de reducir así los niveles de concentración.

Las PM2,5 son partículas en suspensión de menos de 2,5 micras y que son emitidas por diferentes fuentes.

“Con base a este conocimiento que se va a generar aquí, se podrán diseñar, implementar y mejorar los programas y políticas públicas que contribuyan a reducir su emisión y formación”, aseguró Müller.

El equipo adquirido -quinto en el mundo y el primero en América Latina- surge del convenio que firmado entre la Secretaría de Medioambiente (Sedema) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cuyos expertos serán los encargados de realizar los estudios pertinentes.

Asimismo, la titular indicó que, en la capital, los niveles emitidos de PM2,5 son menores a los registrados en ciudades como Monterrey, Toluca, Salamanca, León o Irapuato, entre otras.

Aun así, insistió en que “reducir los niveles actuales de concentración de partículas PM2,5" es algo prioritario.

En esta línea, el jefe de Gobierno de Ciudad de México, José Ramón Amieva, sostuvo que “conocer la composición de estas partículas PM2,5 y su concentración permite identificar de dónde se están emitiendo” y qué labores deben realizarse para reducir esa emisión.

El equipo adquirido costó a la administración 5 millones de pesos (262.167 dólares al cambio), según desveló el gobernante.

La información que recaben a partir de ahora los científicos será compartida por la Sedema, el Gobierno de Ciudad de México y la UNAM.

Para finalizar, el rector de la casa de estudios, Enrique Graue, se mostró confiado en la labor que se llevará a cabo en el Centro de Estudios de la Atmósfera a raíz del convenio firmado.

Además, expresó que la firma de este acuerdo no hace más que reafirmar la estrecha relación entre el gobierno y la UNAM, los cuales llevan colaborando desde los años 80 en materia ambiental con el fin de velar por la salud ambiental y la salud humana.


Anuncio