Anuncio
Share

Pastelero famoso por postura antigay plantea demanda por persecución

Fotografía de archivo de en donde varias personas se manifiestan a favor del pastelero Jack Phillips junto a la Corte Suprema de Washington DC (Estados Unidos). EFE/Archivo

Fotografía de archivo de en donde varias personas se manifiestan a favor del pastelero Jack Phillips junto a la Corte Suprema de Washington DC (Estados Unidos). EFE/Archivo

EFE

Un pastelero de Colorado famoso por negarse a preparar un pastel de bodas para una pareja gay ha presentado una demanda judicial contra funcionarios estatales con el argumento de que buscan ahora “aplastarlo” por también haberse negado a preparar un pastel para una mujer transexual.

Jack Phillips, dueño de Masterpiece Cakeshop, ya se había enfrentado con la División de Derechos Civiles de Colorado cuando esa entidad determinó que la decisión de Phillips de no preparar en 2012 un pastel para la pareja gay infringía las leyes vigentes en este estado.

El caso fue finalmente decidido el pasado 4 de junio por la Corte Suprema de Estados Unidos, quien respaldó (aunque parcialmente) la decisión de Phillips, quien es evangélico .

Sin embargo, la demanda presentada por Phillips se enfoca en otro caso, el de Autumn Scardina, una abogada experta en asuntos familiares quien en 2017 había pedido un pastel en Masterpiece Cakeshop para celebrar su cambio de hombre a mujer.

El pasado 28 de junio la División de Derechos Civiles dictaminó que Phillips nuevamente infringió las leyes de Colorado porque su decisión se basó sólo en que Scardina es una mujer transexual.

Phillips justificó su decisión ante la División de Derechos Civiles explicando por escrito que “el estado de ser masculino o femenino es algo dado por Dios, es biológicamente determinado, y no se determina por sentimientos”.

Por eso, afirmó, “no puede ni elegirse ni cambiarse”.

Scardina había pedido una mediación sobre su caso, pero Phillips rechazó la oferta y demandó a los miembros de la División de Derechos Civiles, a la fiscal estatal de Colorado, Cynthia Coffman, y al gobernador local, John Hickenlooper .

En su acción judicial, presentada este martes en Denver, Phillips expresa que la División de Derechos Civiles está en “una cruzada” para “aplastarlo” por sus creencias religiosas.

De hecho, el reciente fallo de la Corte Suprema federal indicaba que la mencionada división mostraba “tendencias antirreligiosas” al deliberar sobre leyes relacionadas con discriminación.

La demanda, respaldada por abogados de la Alianza de Defensa de la Libertad (ADF), sostiene que la División de Derechos Civiles le impide a Phillips ejercer los derechos garantizados por la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos (libertad de culto) y por la Enmienda 14 (protección equitativa ante la ley).

El documento subraya que la División de Derechos Civiles apoya a los pasteleros e incluso a Phillips por no preparar pasteles con “mensajes de odio” hacia ciertos grupos.

La acción judicial es necesaria, dice el documento, para “impedir que Colorado continúe con su persecución de Phillips”. Por eso, pide que se anule la decisión del 28 de junio y una indemnización de 100.000 dólares.

En su demanda, Phillips promete “servir a todos”, excepto a miembros de la comunidad LGBT y a personas o eventos “que estén en conflicto con su fe”.


Anuncio