Anuncio
Share

Ciencias Forenses de Puerto Rico empieza solución a problemas con nuevos patólogos

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rossello, habla durante una rueda de prensa. EFE/Archivo
EFE

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, informó que a partir de hoy comenzarán sus labores el primer grupo de patólogos forenses y profesionales federales en el Negociado de Ciencias Forenses como parte de la ayuda solicitada al Departamento de Salud Federal por medio de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

“Los problemas de esta agencia y la falta de recursos disponibles es un asunto que lleva más de 10 años. Para nosotros es importante no solamente resolver los retos creados por los huracanes del año pasado, sino que también resolver los problemas históricos de forense y en eso continuamos trabajando”, dijo Rosselló en un comunicado.

“El Gobierno federal nos ha dado la confianza y hoy tenemos recursos que nunca hemos tenido disponible”, señaló el primer mandatario en un comunicado.

Ciencias Forenses en la isla presentaba problemas como falta de personal, entre ellos de patólogos, químicos forenses y serólogos.

Otras de las dificultades pasan por la tardanza en el procesamiento de las autopsias y la entrega de los cuerpos a sus familiares.

La situación se complicó tras el huracán María en septiembre de 2017.

El secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Héctor M. Pesquera, explicó hoy que “este primer grupo está compuesto por tres patólogos forenses, un técnico en patología forense y dos profesionales que apoyarán en el trabajo de los especialistas”.

“Ellos serán quienes darán el primer apoyo en la labor de la realización de las autopsias en los casos pendientes y en las autopsias de los cuerpos que requieren del debido proceso para ser dispuestos”, agregó en el comunicado difundido por La Fortaleza, sede del ejecutivo de la isla.

De igual forma, el secretario añadió que “el grupo se unirá al equipo de profesionales del Negociado para multiplicar los resultados del trabajo diario y atender las situaciones que se nos han presentado, específicamente con el grupo de los casos Jane y John Doe o no identificados porque los mismos no han podido ser dispuestos con la celeridad que queremos porque requieren del debido proceso de autopsia, toma de muestras y unos procesos más rigurosos que en los casos donde se tiene un trasfondo del caso a ser atendido”.

Los profesionales federales estarán trabajando hasta inicios de octubre.

Además, los miembros de la unidad de asuntos mortuorios de la Reserva del Ejército de Estados Unidos estarán trabajando en conjunto, pues ya iniciaron funciones en las tareas relacionadas al proceso de recibo y entrega de cadáveres, y en los procesos administrativos y operacionales del área de patología.

“Este esfuerzo coordinado entre las agencias federales y estatales es parte de los planes establecidos para promover resultados en el Negociado a corto, mediano y largo plazo. Igualmente, se espera que, en el transcurso del periodo de funciones de este primer grupo se puedan estar uniendo otros especialistas forenses para dar continuidad al apoyo”, indicó el funcionario.

Los patólogos y especialistas forenses federales cumplen con todos los requerimientos necesarios para la práctica forense en Puerto Rico y podrán cumplir cualquier función que se les requiera como producto del trabajo realizado dentro de los acuerdos establecidos en el Negociado, señala el comunicado.

Con la llegada de este primer grupo de patólogos el gobierno intenta poner la primera solución a un problema que viene de largo y que volvió a tener su punto álgido hace varias semanas después de que medios locales pusieran de manifiesto que varios vecinos de la sede de Ciencias Forenses en la capital habían detectado malos olores por la acumulación de cuerpos sin vida.

Informaron de que Ciencias Forenses mantiene en sus instalaciones cerca de 330 cadáveres de los que un total de 56 han sido reconocidos, aunque muchos familiares supuestamente no dispondrían de dinero para hacerse cargo de ellos para el proceso de su sepultura.

Este nuevo problema tiene su raíz en el huracán María del pasado mes de septiembre, que provocó poco más de sesenta muertes según cifras oficiales y miles de acuerdo a estudios llevados a cabo por instituciones internacionales.

Por si ello fuera poco, este semana dimitió Edwin Crespo como comisionado del Negociado de Ciencias Forenses de Puerto Rico, por motivos de salud, quien será, por ahora, sustituido por la subcomisionada.

Como comisionada interina, se mantiene, por ahora, la subcomisionada Mónica Menéndez, quien ha ejercido esa función durante la ausencia de Crespo.


Anuncio