Anuncio

Tribunal turco rechaza de nuevo la libertad provisional del sacerdote de EEUU

Varias personas congregada delante del tribunal durante el juicio contra el pastor estadounidense Andrew Brunson en la prisión Aliaga, en Izmir (Turquía). EFE/Archivo

Varias personas congregada delante del tribunal durante el juicio contra el pastor estadounidense Andrew Brunson en la prisión Aliaga, en Izmir (Turquía). EFE/Archivo

EFE

Un tribunal turco rechazó hoy por segundo día consecutivo el recurso del abogado de Andrew Brunson, un pastor protestante estadounidense que lleva casi dos años en prisión preventiva en Turquía.

Un juzgado penal de Esmirna, en el oeste de Turquía, rechazó la apelación del sacerdote, que fue trasladado el mes pasado a arresto domiciliario por “motivos de salud”, y decidió mantener la prisión preventiva y la prohibición de abandonar el país.

El recurso de Brunson será examinado próximamente por un tribunal superior, informó la agencia semipública Anadolu.

La detención del pastor estadounidense bajo la acusación de vínculos terroristas es una de las principales causas de la tensión diplomática entre Washington y Ankara.

Brunson, un pastor protestante que llevaba veinte años residiendo en Turquía, fue detenido en octubre de 2016 y está acusado de “espionaje” y vínculos tanto con la guerrilla marxista kurda PKK como con la cofradía islamista del predicador turco Fethullah Gülen, archienemiga del grupo armado kurdo.

Estados Unidos ha pedido reiteradamente la puesta en libertad del clérigo y ante la negativa turca impuso a principios de agosto sanciones económicas a los ministros de Interior y Justicia turcos.

Ankara respondió con idénticas medidas, exacerbando así la tensión entre los dos países, tradicionalmente buenos aliados.

Es una situación que ha profundizado la desconfianza de los inversores en la economía turca, lastrada con una alta deuda en divisa extranjera y un elevado índice de inflación.

A pesar de tener un efecto más simbólico que otra cosa, la imposición mutua de sanciones y nuevos aranceles en la importación de productos fue el detonante precipitador del derrumbe de la lira turca, que venía ya perdiendo valor frente al euro y el dólar desde hace meses.

En la segunda semana de agosto, la moneda del país euroasiático se devaluó en un 25%, pero desde el lunes ha recuperado parte del terreno perdido.


Anuncio