Anuncio

Proinmigrantes hacen “vigilia constante” ante oficinas federales de Colorado

Una coalición de organizaciones proinmigrantes de Colorado inició hoy una "vigilia constante" frente a un edificio de oficinas federales al sur de Denver para protestar por la separación de familias inmigrantes y pedir la eliminación del presupuesto del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés). EFE/ARCHIVO

Una coalición de organizaciones proinmigrantes de Colorado inició hoy una “vigilia constante” frente a un edificio de oficinas federales al sur de Denver para protestar por la separación de familias inmigrantes y pedir la eliminación del presupuesto del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés). EFE/ARCHIVO

EFE

Una coalición de organizaciones proinmigrantes de Colorado inició hoy una “vigilia constante” frente a un edificio de oficinas federales al sur de Denver para protestar por la separación de familias inmigrantes y pedir la eliminación del presupuesto del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés).

La movilización, convocado por Abolish ICE Denver, durará hasta el próximo viernes e incluirá “acampar las 24 horas” frente a la sede de ICE en Centennial, un suburbio al sur de la capital de Colorado, explicó a Efe Jordan García, portavoz de la filial local del Comité de Servicios de Amigos Americanos (AFSC).

Según García, “las familias inmigrantes están bajo ataque en la frontera y en Colorado debido a las políticas antiinmigrantes bajo la administración (del presidente Donald) Trump”.

Esta mañana ya se habían instalado cinco tiendas de campaña en un campo cercano de las oficinas de ICE, además de un puesto de información y carteles pidiendo la abolición de ICE.

Entre los participantes en la movilización está la mexicana Jeanette Vizguerra, que pasó varios meses en santuario en una iglesia de Denver durante 2017 para evitar ser deportada.

“No descansaremos hasta que todos los niños estén de vuelta en los brazos de sus padres”, afirmó Vizguerra en unas declaraciones escritas enviadas a Efe.

Jordan Garcíam por su parte, dijo que se convocó a organizaciones de inmigrantes, a sus aliados y al público en general a que participen de la vigilia “para instar a los funcionarios electos de todos los niveles del gobierno a que pongan fin a estos ataques”.

Eso significa reunificar a las familias separadas, terminar con la política de “tolerancia cero” frente a la inmigración ilegal y eliminar las restricciones de viaje que ahora se imponen a países con mayoría de población musulmana, indicó el portavoz.

Al iniciarse la vigila, 22 personas se habían congregado en el lugar y se esperaba la participación de otras 40 durante el resto de la semana.

Jennifer Piper, de AFSC y del Movimiento Santuario de Denver, expresó en un comunicado que la organización Comidas, No Bombas (de Fort Collins, en el norte de Colorado) les proveerá con alimentos.

Mientras dure la vigilia, y por turnos, dirigentes de distintos grupos religiosos y artistas locales acompañarán a los participantes.


Anuncio