Anuncio

Líder republicano rechaza impugnar al fiscal supervisor de la trama rusa

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, aseguró hoy que no apoya los esfuerzos de algunos de sus colegas conservadores para destituir al fiscal general adjunto Rod Rosenstein, quien está supervisando la investigación especial sobre Rusia. EFE/ARCHIVO

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, aseguró hoy que no apoya los esfuerzos de algunos de sus colegas conservadores para destituir al fiscal general adjunto Rod Rosenstein, quien está supervisando la investigación especial sobre Rusia. EFE/ARCHIVO

EFE

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, aseguró hoy que no apoya los esfuerzos de algunos de sus colegas conservadores para destituir al fiscal general adjunto Rod Rosenstein, quien está supervisando la investigación especial sobre Rusia.

Al ser preguntado por los periodistas en su rueda de prensa sobre si respaldaba o no la medida, Ryan fue contundente: “No, no lo hago”, apuntó.

“No creo que debamos ser arrogantes con este proceso”, agregó el congresista respecto a la investigación independiente que está encabezada por el fiscal especial Robert Mueller para dirimir las implicaciones de la supuesta injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales de 2016.

Ryan citó varias razones para argumentar su oposición a la medida de impugnar a Rosenstein, incluyendo “descarrilar o retrasar en gran medida una gran parte” de la agenda republicana en el Congreso.

“Número dos: no creo que esto se eleve al nivel de los crímenes y faltas más graves”, dijo Ryan.

Este miércoles, los congresistas ultraconservadores Mark Meadows y Jim Jordan presentaron una resolución para destituir a Rosenstein, argumentando que debería ser destituido debido a la supuesta “obstrucción” por parte del fiscal general adjunto a las citaciones del Congreso, así como ocultación de información al Legislativo.

La resolución en sí misma no significa que finalmente se vaya a votar para destituir a Rosenstein, y los miembros conservadores de la Cámara Baja acordaron hoy aplazar la votación sobre ese texto hasta al menos después del receso de agosto.

Los intentos del ala más conservadora de los republicanos por cuestionar la investigación independiente no han caído bien entre el sector tradicional y moderado del partido, ya que temen que esto pueda afectar de forma negativa en su reelección al Congreso durante los comicios legislativos que tendrán lugar en noviembre.


Anuncio