Anuncio

Turquía saca de prisión a un pastor de EEUU y lo pone en arresto domiciliario

El pastor protestante Andrew Brunson, acusado de terrorismo en Turquía, salió hoy de prisión después de 21 meses de encierro y pasará a régimen de arresto domiciliario, una decisión que podría aliviar las tensiones entre Washington y Ankara. Imagen de la prisión de Izmir (Turquía) donde Brunson estuvo encarcelado. EFE/ARCHIVO

El pastor protestante Andrew Brunson, acusado de terrorismo en Turquía, salió hoy de prisión después de 21 meses de encierro y pasará a régimen de arresto domiciliario, una decisión que podría aliviar las tensiones entre Washington y Ankara. Imagen de la prisión de Izmir (Turquía) donde Brunson estuvo encarcelado. EFE/ARCHIVO

EFE

El pastor protestante Andrew Brunson, acusado de terrorismo en Turquía, salió hoy de prisión después de 21 meses de encierro y pasará a régimen de arresto domiciliario, una decisión que podría aliviar las tensiones entre Washington y Ankara.

En Twitter, el vicepresidente, Mike Pence, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, dieron la bienvenida a la medida, decidida hoy por un tribunal en Turquía.

Pence aseguró que durante meses el presidente, Donald Trump , y él han trabajado “sin descanso” para liberar a Brunson, pero consideró que su salida de prisión es insuficiente y debe ser reunido cuando antes con su familia, sus amigos y su congregación religiosa en el país.

Pompeo suscribió esa petición y, de una forma más contundente que el vicepresidente, hizo un “llamamiento a las autoridades turcas para que resuelvan su caso de manera inmediata y transparente”.

Brunson, que lleva más de 20 años viviendo en Turquía, donde dirigía una pequeña congregación llamada Iglesia de la Resurrección de Esmirna, fue detenido junto a su esposa, Norine Brunson, el 7 de octubre de 2016.

La Fiscalía de Turquía pide para el clérigo 35 años de cárcel por “asociación con banda terrorista”.

El pastor fue acusado de lazos con la cofradía del predicador islamista Fethullah Gülen, exiliado en EE.UU., a la que el Gobierno turco define como terrorista y achaca el fallido golpe de Estado de 2016.

Además, el misionero ha sido acusado de vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla secesionista kurda en Turquía.

El caso de Brunson ha elevado las tensiones entre Ankara y Washington, cuyos lazos atraviesan un momento crítico desde 2017 debido al arresto de dos empleados turcos de legaciones diplomáticas estadounidenses, acusados por Ankara de colaborar con Gülen.

Ese incidente provocó una crisis diplomática con la suspensión de la emisión de visados en las embajadas de ambos países en las respectivas capitales.

Trump ha pedido la liberación de Brunson al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien ha llegado a insinuar la posibilidad de “intercambiar a un pastor por otro”, en relación a la petición de extradición de Gülen formulada por Turquía y que ha rechazado EE.UU.


Anuncio