Anuncio

La eléctrica de P.Rico en su semana crucial para elegir a su nuevo director

La Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) informó hoy que mantiene activa la línea telefónica directa 787-521-4444 para atender a los clientes que aún no cuentan con el restablecimiento del sistema tras el paso de los huracanes Irma y María. EFE/Archivo

La Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) informó hoy que mantiene activa la línea telefónica directa 787-521-4444 para atender a los clientes que aún no cuentan con el restablecimiento del sistema tras el paso de los huracanes Irma y María. EFE/Archivo

EFE

La Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) de Puerto Rico afronta una semana crucial en la que elegirá a su nuevo máximo responsable después de que la pasada dimitiera el tercer director general en casi 2 años.

La semana que hoy comienza servirá para conocer al sustituto de Walter Higgins, que al anunciar su dimisión el pasado miércoles desató una serie de acontecimientos que terminaron con la renuncia de los representantes independientes de la Junta de Gobierno de la AEE ante la negativa a reducir el salario del que iba a ser su sustituto, Rafael Díaz.

Gobierno, oposición y cámaras legislativas entraron en escena en una polémica que afecta la buena marcha de la estatal AEE, auténtico motor de la economía puertorriqueña y una empresa que arrastra una deuda cercana a los 9.000 millones de dólares en proceso de reestructuración judicial.

La AEE, que está además bajo un proceso de privatización parcial, es criticada por la ineficacia de su servicio, muy caro, en especial para las empresas que ven cómo sus cuentas de resultados se ven afectadas por unas tarifas que se denuncia son de las más altas de todo el territorio de Estados Unidos.

El detonante de que, de nuevo, se esté en búsqueda de un director general de la AEE es la dimisión de Higgins tras pocos meses en el cargo, que según él mismo aclaró fue debido a problemas de salud familiares, aunque prensa y analistas apuntan que, en realidad, fue la presión para la que la Junta de Gobierno de la eléctrica -órgano máximo de dirección- redujera su salario de 450.000 dólares anuales y la negativa del directivo.

La Junta de Gobierno recurrió entonces a uno de sus miembros para ponerle al frente de la dirección de la compañía, Rafael Díaz, pero a cambio de 750.000 dólares anuales, una subida que elevó el grado de la crispación y que forzó al gobernador, Ricardo Rosselló, a pedir al órgano de dirección una bajada salarial que no fue admitida y que concluyó con la salida de los miembros independientes.

La Junta de Gobierno celebró a finales de la pasada semana su primera reunión en la que eligió a Eli Díaz como presidente y a Ralph Kreil vicepresidente del cuerpo rector, además de decidirse que el nuevo responsable de la compañía pública sea elegido a mediados de esta semana y que comience a ejercer el próximo día 23.

La AEE contará con su cuarto primer ejecutivo en apenas 2 años, período en el que la han dirigido Ricardo Ramos, Justo González y Higgins, que permanece en el cargo hasta que se nombre a su sucesor.

Ramos rechazó hoy en una entrevista dirigir de nuevo la corporación pública después de su salida el pasado noviembre, tras la controversia desatada por su contratación de la empresa Whitefish para labores de restauración del sistema eléctrico devastado por el huracán María.

Rivera aseguró por su parte que durante esta semana el cuerpo rector escogerá a la persona que sustituirá a Higgins como director ejecutivo de la corporación pública.

“Las cosas van a ir cayendo en su sitio. Realmente, siempre he creído en los empleados y en la AEE. Confío que podemos echarla adelante, que estamos a tiempo”, apuntó.

Sobre que él mismo pudiera acceder al cargo, matizó que en el pasado estuvo disponible, pero que en este momento está centrado en su cargo como vicepresidente de la Junta de Gobierno de la AEE.

El presidente de la Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR), Rodrigo Masses, señaló que fue una mala noticia la dimisión de los independientes de la Junta de Gobierno de la AEE, una empresa que como recordó se fue debilitando para pasar de ser un activo de Puerto Rico a pasivo y uno de los responsables de la quiebra del país.

Masses dijo estar convencido de que la renuncia de Higgins pudo evitarse y le echó la culpa a los consultores de la AEE, a los que prefirió no identificar.

Indicó además que el episodio puede provocar que el Congreso de EEUU entregue el control de la AEE al Departamento de Energía federal.

Según analistas, la realidad es que 10 meses después del paso del huracán María y más de un año después de irse a la quiebra, la AEE todavía no tiene una Junta de Gobierno independiente capaz de dirigir la transformación de la corporación y del sistema eléctrico.

La AEE tiene vigente en la actualidad un plan fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que establece que su Junta de Gobierno debe incluir directores independientes y representantes de los consumidores.


Anuncio