Anuncio

SIP repudia solicitud de Fiscalía de Perú de revelar fuentes periodísticas

"El uso de fuentes confidenciales constituye una herramienta esencial del buen periodismo", señaló el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock. EFE/Archivo

“El uso de fuentes confidenciales constituye una herramienta esencial del buen periodismo”, señaló el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock. EFE/Archivo

EFE

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) repudió que el Congreso y la Fiscalía del Perú hayan solicitado a periodistas revelar sus fuentes periodísticas al considerarlo “un retroceso a la libertad de prensa en el país”.

“El uso de fuentes confidenciales constituye una herramienta esencial del buen periodismo”, señaló el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock.

La SIP, que analiza enviar una misión internacional al país, señaló que revelar las fuentes “crea un efecto negativo en contra de quienes posean y quieren revelar información de interés público”.

La organización se mostró “sorprendida ante el retroceso de la libertad de prensa” en Perú, donde la Fiscalía y el Congreso “obligan a periodistas a revelar sus fuentes periodísticas”.

La SIP, con sede en Miami, lamentó la citación que recibieron del Congreso el periodista Gustavo Gorriti, director del Instituto de Defensa Legal (IDL-Reporteros), y Rossana Cueva, directora del programa televisivo dominical “Panorama”.

Ambos fueron llamados para que expliquen cómo consiguieron audios y documentos difundidos esta semana en los que se revelarían hechos de corrupción y de tráfico de influencias que involucran a miembros del Poder Judicial y del Consejo Nacional de la Magistratura.

Rock expresó que estos hechos “constituyen precedentes negativos para la investigación y la función fiscalizadora que le corresponde a la prensa en una democracia”.

La Fiscalía peruana, sin embargo, anunció hoy que retiró el requerimiento a los dos periodistas, que destaparon el escándalo de corrupción judicial, para que entregaran las grabaciones hechas a magistrados y revelaran quién se las hizo llegar desde la propia entidad.


Anuncio