Anuncio

Médicos de Puerto Rico urgen vetar ley que permite farmacéuticos vacunar adolescentes

El Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico (CMCPR) solicitó hoy al gobernador, Ricardo Rosselló, que vete el Proyecto de ley 40 porque provoca "una amenaza a la salud" a los adolescentes de entre 12 y 17 años, porque podrían ser vacunados por farmacéuticos en vez de médicos pediatras. EFE/Archivo

El Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico (CMCPR) solicitó hoy al gobernador, Ricardo Rosselló, que vete el Proyecto de ley 40 porque provoca “una amenaza a la salud” a los adolescentes de entre 12 y 17 años, porque podrían ser vacunados por farmacéuticos en vez de médicos pediatras. EFE/Archivo

EFE

El Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico (CMCPR) solicitó hoy al gobernador, Ricardo Rosselló, que vete el Proyecto de ley 40 porque provoca “una amenaza a la salud” a los adolescentes de entre 12 y 17 años, porque podrían ser vacunados por farmacéuticos en vez de médicos pediatras.

Y es que según dijo hoy a Efe el presidente del organismo sanitario, Víctor Ramos, cuando un menor de 18 años acude a su pediatra para una vacunación, el galeno tiene la oportunidad de examinar su físico, observar alguna anomalía en su cuerpo y diagnosticarlo, lo que otros profesionales de la salud no pueden.

“Al desviar a este segmento de la población a vacunarse con personal sin preparación médica o pediátrica, se perdería esa valiosa oportunidad de detectar condiciones médicas a tiempo”, explicó Ramos.

La medida en controversia, radicada por el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, y el senador José Vargas Vidot, dispone una enmienda a la Ley de Farmacia de Puerto Rico, con el propósito de ampliar la facultad de vacunación de los farmacéuticos certificados a personas mayores de 12 años de edad.

“Sería perjudicial si el gobernador aprueba esto”, afirmó Ramos, uno de 800 médicos pediatras que existen en la isla, y quien además dijo que el Departamento de Salud local está en contra del proyecto.

“Tenemos el mejor índice de vacunas puestas entre adolescentes en todo los Estados Unidos y ahora quieren aprobar el proyecto. ¿Para qué cambiar algo que está bien?”, agregó el galeno.

Ramos detalló que las vacunas más comunes que inyectan los médicos pediatras para estos adolescentes son contra el Virus de Papiloma Humano (VPH) -una de las infecciones de transmisión sexual de mayor trascendencia mundial debido a sus implicaciones a la salud-, la influenza y el neumococo.

Sobre la vacuna contra el VPH, el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, anunció en junio del año pasado que a partir del próximo semestre en agosto, a todas las estudiantes de 11 y 12 años se les pediría que estuvieran vacunadas contra dicho virus.

La vacuna contra el VPH protege contra varios virus, que en algunos casos pueden causar ciertos tipos de cáncer, como cervical, de orofaringe, pene y vulva, entre otros.

Ante toda la problemática, Ramos dijo que él, junto con un grupo de directivos del CMCPR, se reunirían este martes con asesores del gobernador en La Fortaleza, sede del Ejecutivo, para “plantearles lo perjudicial que sería este proyecto para la salud pediátrica”.

“Estamos acudiendo al gobernador para que no imparta su firma y vete esta medida innecesaria que lejos de promover la salud, desincentiva a que nuestra juventud sea examinada periódicamente”, sostuvo Ramos.

A su vez, Ramos dijo que este proyecto legislativo impulsa a las farmacias y a las aseguradoras de salud a querer sacar a los médicos pediatras de sus listados de pagos por sus servicios.

“Las aseguradoras son las que ponen las trabas. A pesar de que poco pediatra vacuna, seguimos con índices altos de pacientes vacunados”, enfatizó Ramos.

Ramos, por otra parte, criticó a los farmacéuticos, que en ocasiones inyectan algunas vacunas, porque “no tienen la experiencia que tienen los pediatras y los médicos”.

Según Ramos, si a los adolescentes les surge alguna reacción alérgica o episodio del síncope vasovagal, los farmacéuticos “no están igualmente preparados” para identificar, diagnosticar y atender efectos secundarios que puedan surgir inmediatamente después de la vacunación de un joven.

“Hoy los farmacéuticos tienen poderes que no ejercen, tal como vacunación de mujeres en estado de embarazo y otros, por lo que no vemos la necesidad de invadir y menoscabar los poderes de otros profesionales de la salud, limitando las oportunidades de detectar diversas condiciones médicas”, enfatizó el galeno.


Anuncio