Anuncio

Tropas del país y afganas toman bastión del EI y abaten a 167 enemigos

Tropas del país y afganas tomaron recientemente la ciudad oriental de Gurgoray, el principal bastión del grupo Estado Islámico (EI) en Afganistán, en una operación en la que murieron 167 yihadistas, informaron hoy fuentes de la alianza. EFE/Archivo

Tropas del país y afganas tomaron recientemente la ciudad oriental de Gurgoray, el principal bastión del grupo Estado Islámico (EI) en Afganistán, en una operación en la que murieron 167 yihadistas, informaron hoy fuentes de la alianza. EFE/Archivo

EFE

Tropas del país y afganas tomaron recientemente la ciudad oriental de Gurgoray, el principal bastión del grupo Estado Islámico (EI) en Afganistán, en una operación en la que murieron 167 yihadistas, informaron hoy fuentes de la alianza.

La ofensiva sobre la localidad fue liderada por el Ejército local y contó con el apoyo sobre el terreno tanto de los boinas verdes como de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.

“Los comandos, con el apoyo de los boinas verdes, mataron a 167 combatientes del Estado Islámico de Irak y del Levante (ISIL, en sus siglas en inglés) y retomaron Gurgoray en el plazo de nueve días”, explicó a Efe por correo electrónico el teniente coronel de las Fuerzas Especiales, Joshua Thiel.

ISIL es como se denominaba al EI hasta que en junio de 2014 proclamó un califato en Siria e Irak y acortó su nombre.

El militar, quien aseguró que durante la ofensiva las tropas afganas tan solo sufrieron una baja, eludió dar detalles sobre las fechas concretas o el número de efectivos que tomaron parte en ella.

Gurgoray era el principal feudo del EI, que consideraba esa población como la capital del país.

“El Gobierno de la República Islámica de Afganistán tiene una única y verdadera capital”, dijo en referencia a Kabul Thiel, quien denunció, además, que los terroristas “mataron a hijos, padres y abuelos” en la localidad y ocuparon sus viviendas con el propósito de establecer la corte de su califato.

Según el militar, las Fuerzas Armadas afganas están ahora trabajando en garantizar que la zona es segura para que los desplazados puedan volver a tiempo de trabajar en la cosecha de trigo.

De acuerdo a las últimas cifras publicadas por el Pentágono, el país mantiene alrededor de 14.000 militares en Afganistán.

La mayor parte de estos militares están integrados en la misión “Apoyo Decidido” (Resolute Support) de la OTAN, que cuenta, además, con el respaldo de las tropas estadounidenses que ejecutan de manera independiente la “Operación Centinela de la Libertad” (Operation Freedom’s Sentinel).


Anuncio