Anuncio

Puebla refuerza su atractivo turístico con “Cartesiano”, un hotel de lujo

Vista general de las instalaciones del Hotel Cartesiano hoy, viernes 6 de julio de 2018, en la ciudad de Puebla (México). EFE

Vista general de las instalaciones del Hotel Cartesiano hoy, viernes 6 de julio de 2018, en la ciudad de Puebla (México). EFE

EFE

La histórica ciudad de Puebla, patrimonio de la UNESCO de enorme riqueza gastronómica y cultural, ha renovado su atractivo turístico con “Cartesiano”, un hotel de lujo construido a partir de dos antiguas casonas del siglo XVIII.

Ubicado en el centro histórico de Puebla y con vistas desde la terraza del hotel a la catedral y otros edificios emblemáticos, Cartesiano “constituye un proyecto de gran escala que comenzó pretendiendo ser “un hotelito pequeño” en una de las casonas antiguas de la ciudad.

Con más de dos mil monumentos históricos, cuatro veces heroica, Puebla es una ciudad clave en la historia de México desde la que el español Hernán Cortés avanzó desde Veracruz, en su camino de conquista a Tenochtitlan, capital de los aztecas, la actual Ciudad de México.

La gestación del proyecto de Cartesiano comenzó hace 20 años con el ingeniero Edgar Hidalgo, que pretendía atraer a Puebla un tipo de turismo basado en un diferente concepto de hostelería.

“Quería compartir la riqueza histórica de Puebla y primero pensé en hacer un hotelito pequeño”, explica Hidalgo.

Se cruzaron otros proyectos y tuvo que esperar unos años hasta que compró una casa del siglo XVIII para restaurarla y convertirla en ese hotelito boutique de sus sueños.

La vida de nuevo le arrastró a un proyecto distinto, esta vez mucho más ambicioso.

Consiguió un inversor y el pequeño hotelito proyectado en 2011 tras la adquisición de la primera casona creció con la compra de otra adyacente, un terreno y el predio de un aparcamiento colindantes.

“Nuestro proyecto se centró en ofrecer el mejor hotel de Puebla”, agregó.

La restauración fue un proceso de más de un quinquenio en el que trabajaron cinco arquitectos especializados en estructura, diseño y decoración, paisajismo, iluminación y acústica.

También participó en el proyecto un arquitecto del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para la vigilancia, conservación y restauración de monumentos arqueológicos, históricos y artísticos, ya que las dos casas que se adquirieron estaban catalogadas como Monumentos Históricos.

“Fue un proceso muy largo porque deseábamos conservar todo lo que fuese posible, incluidos los vestigios de la vida en las casas. Una de ellas fue una fábrica de mosaicos y rescatamos todo lo posible”, recuerda Edgar.

Hoy se pueden disfrutar y apreciar los mosaicos del siglo XVIII en diversas paredes del hotel, así como en sus patios, la piedra original en las paredes y en algunos rincones, las diversas capas de pintura que a lo largo de los siglos recubrieron las casas.

El Hotel Cartesiano dispone hoy de 78 habitaciones construidas en las casonas del siglo XVIII restauradas unidas a un moderno edificio central. Cada suite es única y ofrece una experiencia diferente.

“Puebla fue una ciudad diseñada siguiendo los trazados cartesianos de René Descartes (Renatus Cartesius), filósofo, matemático y físico francés, considerado como el padre de la geometría analítica”, indica Edgar Hidalgo.

“Cuando un viajero sale a pasear con un mapa en la mano, aunque no lo sepa, está siguiendo los planos cartesianos”, afirma.

“No podíamos haber pensado en un nombre más adecuado para el hotel en homenaje a la ciudad de Puebla y a un genio como Descartes,” agregó.

Ubicado a 3 calles del Zócalo de Puebla, de la catedral, del Parián (lugar tradicional donde venden artesanías), del barrio del artista, Cartesiano se encuentra en el mismo corazón de esta ciudad histórica y heroica.

La historia de México no se puede entender sin conocer la de Puebla, que en su día contó con docenas de conventos e iglesias.

“Una parte de la gastronomía, por ejemplo, tiene su origen en los conventos de monjas donde se inventaron cientos de dulces”, dice Hidalgo.

Puebla cuenta aún hoy con una “Calle de los Dulces”, donde docenas de pastelerías y dulcerías a derecha e izquierda exponen los dulces más variados y sabrosos.

El Hotel Cartesiano ofrece también un restaurante de comida poblana, mexicana contemporánea e internacional, todos los servicios para reuniones de empresa y un spa con tratamientos a base de productos Naturopathic y una cuidada decoración.


Anuncio