Anuncio

México dice no al candidato populista que prometió cortar la mano a corruptos

Los mexicanos dieron hoy un varapalo al candidato independiente Jaime Rodríguez, conocido como el Bronco, que prometió cortar la mano a los políticos corruptos e instaurar la pena de muerte en el país, en unas elecciones presidenciales en las que no superó el 5 % de los sufragios, según los sondeos. EFE/STR

Los mexicanos dieron hoy un varapalo al candidato independiente Jaime Rodríguez, conocido como el Bronco, que prometió cortar la mano a los políticos corruptos e instaurar la pena de muerte en el país, en unas elecciones presidenciales en las que no superó el 5 % de los sufragios, según los sondeos. EFE/STR

EFE

Los mexicanos dieron hoy un varapalo al candidato independiente Jaime Rodríguez, conocido como el Bronco, que prometió cortar la mano a los políticos corruptos e instaurar la pena de muerte en el país, en unas elecciones presidenciales en las que no superó el 5 % de los sufragios, según los sondeos.

“Esto es solo un ejercicio democrático en que los mexicanos decidieron, y si los mexicanos decidieron seguir con la pata en el pescuezo, yo lo respeto”, declaró con su habitual lenguaje popular tras conocerse las encuestas a pie de urna.

Tras su fallido intento de alcanzar la Presidencia, el Bronco regresará ahora al norteño estado de Nuevo León para ejercer como gobernador, cargo que ocupaba desde 2015 y que dejó temporalmente para concurrir a las presidenciales.

Campechano, conservador y con lenguaje populista, Rodríguez quiso protagonizar la campaña electoral con su propuesta de cortar la mano a los políticos corruptos, instaurar la pena de muerte o condenar a trabajos forzados a los delincuentes.

“Tenemos que ‘mocharle’ (cortarle) la mano al que robe en el servicio público; eso no es malo”, dijo durante el primer debate presidencial, provocando sorpresa entre los moderadores y desatando una ola de “memes” humorísticos en internet.

En su fallido intento de parecer más cercano con el electorado, fueron muchos los excesos verbales de Rodíguez, quien llegó a comparar a su mujer con un caballo.

De hecho, el Bronco ha estado acompañado de polémica desde el primer minuto de su campaña electoral, cuando el Tribunal Electoral mexicano aceptó su candidatura a pesar de los numerosos supuestos avales falsos que presentó para contender como independiente.

Se convirtió entonces en el primer candidato apartidista de México junto con Margarita Zavala, que renunció en plena campaña, algo que Rodríguez nunca se planteó a pesar de ir rezagado en los sondeos.

Para remontar esta desventaja confiaba en los llamados “soldados de Jaime”, un ejército digital de miles de voluntarios dedicados a difundir sus mensajes en redes sociales.

Es la misma estrategia digital que usó durante las elecciones estatales de Nuevo León en 2015, cuando se convirtió en el primer gobernador independiente de la historia de México, aunque en esta ocasión no ha sido suficiente.

El Bronco, que militó durante décadas en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), no ha podido convencer al electorado a pesar de reivindicarse continuamente como un político independiente de los desprestigiados partidos políticos.

Al intentar alcanzar la Presidencia, Rodríguez incumplió su promesa de completar todo el mandato como gobernador de Nuevo León, estado al que ahora volverá tras meses fuera del cargo.

El tiempo dirá si su incursión en la carrera presidencial le servirá, en un futuro, para volver a dar el salto a la política federal.


Anuncio