Anuncio
Share

Comisión DD.HH. de México monitorea separación de familias migrantes en EEUU

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México emprendió acciones en varias ciudades del estado de Texas para monitorear la condición de las familias que se encuentran separadas como consecuencia de la política migratoria de "tolerancia cero" estadounidense. El presidente de la CNDH, Luis Raúl González. EFE/ARCHIVO

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México emprendió acciones en varias ciudades del estado de Texas para monitorear la condición de las familias que se encuentran separadas como consecuencia de la política migratoria de “tolerancia cero” estadounidense. El presidente de la CNDH, Luis Raúl González. EFE/ARCHIVO

EFE

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México emprendió acciones en varias ciudades del estado de Texas para monitorear la condición de las familias que se encuentran separadas como consecuencia de la política migratoria de “tolerancia cero” estadounidense.

En un comunicado, el organismo afirmó que quiere “elaborar un diagnóstico más amplio y objetivo de la situación que permita el diseño de las mejores estrategias para su defensa”.

Los visitadores adjuntos se establecieron en las ciudades de McAllen, Houston y Brownsville, donde se localizan los centros de detención de personas migrantes más grandes de Texas.

Allí acudirán a los consulados mexicanos que se encuentran en el estado para hacer entrevistas a servidores públicos y establecerán contacto con organizaciones defensoras de derechos humanos en Estados Unidos.

Asimismo, recabarán testimonios de mexicanos y escucharán las inquietudes de aquellas familias que se encuentran ante una posible situación de deportación.

La CNDH argumentó que “las acciones de deportación emprendidas por el Gobierno estadounidense ponen en riesgo los derechos humanos de las personas migrantes detenidas, principalmente de la niñez y la adolescencia”, y recordó que la unidad familiar es un derecho protegido por el sistema interamericano de derechos humanos.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, firmó la semana pasada un decreto que ordenaba el fin de la división de las familias, pero estableció que a partir de ahora los menores deberán ser encerrados con sus padres mientras estos se enfrentan al proceso para ser deportados.

Hasta ahora, las autoridades han reunido con sus familiares a, al menos, 522 niños inmigrantes, aunque 2.053 menores siguen bajo custodia de las autoridades, según datos publicados el sábado por el Departamento de Seguridad Nacional.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, informó ayer que México llevará al Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) una resolución para condenar la “cruel”, “inhumana” e “injustificada” separación de familias inmigrantes en la frontera.


Anuncio