Anuncio
Share

El suroeste de Siria puede convertirse en otro Alepo o Guta, según la ONU

La ONU advirtió hoy de que la ofensiva del Gobierno sirio en el suroeste del país puede desencadenar una situación incluso más dramática que las vividas en Alepo o Guta Oriental. EFE/Archivo

La ONU advirtió hoy de que la ofensiva del Gobierno sirio en el suroeste del país puede desencadenar una situación incluso más dramática que las vividas en Alepo o Guta Oriental. EFE/Archivo

EFE

La ONU advirtió hoy de que la ofensiva del Gobierno sirio en el suroeste del país puede desencadenar una situación incluso más dramática que las vividas en Alepo o Guta Oriental.

“Si el suroeste ve una batalla a gran escala hasta el final podría ser como Alepo y Guta Oriental combinados”, aseguró el enviado de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, en una comparecencia ante el Consejo de Seguridad.

Según De Mistura, la escalada del conflicto en esa zona del país, próxima a Israel, plantea además importantes riesgos para la estabilidad de toda la región.

Por ello, urgió a las potencias internacionales a pactar algún tipo de arreglo que frene las hostilidades y evite el sufrimiento de la población civil y el desplazamiento masivo de personas.

Esta semana, fuerzas gubernamentales sirias y sus aliados comenzaron el acoso a los rebeldes de la ciudad de Deraa, una de las últimas zonas con presencia de facciones armadas en el sur del país.

El movimiento ha sido muy criticado por Estados Unidos, que ha insistido a Rusia para que frene la ofensiva en el suroeste, una zona del país cubierta por un alto el fuego pactado el pasado año por Washington y Moscú.

Según denunció hoy el embajador adjunto de EE.UU. la ONU, Jonathan Cohen, el Ejército ruso ha llevado a cabo ataques aéreos en la zona en las últimas semanas, violando ese acuerdo.

Cohen acusó a Moscú de justificar nuevamente una campaña militar en Siria bajo el “pretexto” de que el territorio está en manos de grupos terroristas.

Según el diplomático estadounidense, eso no es cierto, pues ese área del país está controlado principalmente por fuerzas opositoras moderadas y no por grupos como el Estado Islámico (EI) o el Frente al Nusra, que sí pueden ser objeto de ataques bajo el acuerdo de alto el fuego.

Según Naciones Unidas, en la última semana la violencia ha aumentado de forma marcada y ha habido daños importantes para la infraestructura civil, incluidos hospitales golpeados por ataques aéreos.

Como consecuencia, entre 45.000 y 50.000 personas se han visto ya desplazadas por los combates, la mayoría desde el este de la provincia de Deraa hacia zonas próximas a la frontera con Jordania.

El número de desplazados podría doblarse próximamente si la violencia continúa, explicó al Consejo de Seguridad el director de operaciones de la Oficina de Ayuda Humanitaria de Naciones Unidas (OCHA), John Ging.


Anuncio