Anuncio
Share

Activistas reclaman el imperio de la ley ante intención de Trump sobre asilo

Las organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes lamentaron hoy la intención del presidente Donald Trump de expulsar "inmediatamente", sin posibilidad de pedir asilo, a los indocumentados que cruzan la frontera con México y evaluaron con cautela el inicio de la reunificación familiar. EFE/ARCHIVO

Las organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes lamentaron hoy la intención del presidente Donald Trump de expulsar “inmediatamente”, sin posibilidad de pedir asilo, a los indocumentados que cruzan la frontera con México y evaluaron con cautela el inicio de la reunificación familiar. EFE/ARCHIVO

EFE

Las organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes lamentaron hoy la intención del presidente Donald Trump de expulsar “inmediatamente”, sin posibilidad de pedir asilo, a los indocumentados que cruzan la frontera con México y evaluaron con cautela el inicio de la reunificación familiar.

En los últimos días, Trump recuperó su discurso más duro señalando, a través de su cuenta de Twitter, que los inmigrantes indocumentados “simplemente” deben ser detenidos nada más cruzar la frontera, sin comparecer ante un juez, e informados de que no pueden entrar al país sea cual sea el motivo de ingreso.

Los expertos migratorios recordaron hoy que la petición de asilo es una norma recogida por la Constitución de EE.UU. y que acabar con su solicitud es incurrir en “una violación a los Derechos Humanos”.

“Es una barbaridad porque es ilegal, según las leyes internacionales sobre derechos de los refugiados; es un tuit descabellado, como tantos otros de este presidente, al que no hay que darle mucha bola porque tengo fe en que las cortes no lo permitirían”, comentó a Efe el abogado Efrén Olivares.

Además, Olivares, quien también es el director de Justicia Racial y Económica de Texas Civil Rights Project (TCRP), añadió que la verdadera preocupación de su organización son las consecuencias de las medidas de “tolerancia cero” aplicadas por el Gobierno.

El Departamento de Seguridad Nacional anunció que la cifra de niños inmigrantes que fueron reunidos con sus familiares tras haber sido separados en la frontera ascendió a 538 menores, de los más de 2.500 afectados desde que comenzó esta política.

Sin embargo, el abogado de TCRP calificó de “ambiguas” estas cifras, puesto que de los 381 padres que su organización entrevistó tan solo “cuatro o tal vez cinco casos” han podido reencontrarse con sus hijos.

Una sensación que corroboró la directora de asuntos migratorios de la organización defensora de los inmigrantes Grassroots Leadership, Claudia Muñoz, gracias al contacto que mantienen con 40 mujeres indocumentadas que se encuentran en el Centro de Detención T. Don Hutto (Texas).

“Aún no saben dónde están los menores y ellas están en riesgo de ser deportadas de forma inmediata; por lo que de todos los casos, solo en uno han sido reunificados; el resto están aquí y los niños repartidos en el país”, aseguró Muñoz.

La activista quiso reflejar también que tampoco finalizó “por completo” la separación familiar, a pesar de que la Administración anunció mediante una orden ejecutiva el cese de esta acción.

Muñoz aclaró que si bien en la corte de Mcallen (Texas) no se aplican cargos penales a los inmigrantes, hecho que provoca la separación directa de los niños de sus padres, en otros tribunales texanos como el de Bronwsville sí continúan con este procedimiento.

Las organizaciones exponen su preocupación ante la situación de los menores en refugios temporales como el de Tornillo, en el área de El Paso (Texas), al que han permitido el acceso a los representantes del Congreso pero no a las organizaciones proinmigrantes.

“Desde fuera podemos ver las carpas donde están los niños, hay que recordar que es una zona de desierto, con temperaturas sobre 38 grados que aunque tengan aire acondicionado, no es la mejor situación para ellos”, detalló el director de comunicación de Voto Latino, Enrique Gutiérrez.

En una entrevista con la Agencia Efe, Gutiérrez constató que los menores apenas tienen contacto con sus familiares, pese a que el Gobierno les comunicó que disponen de un teléfono para realizar llamadas, pero sin especificar que “no son gratuitas”.

Gutiérrez reconoció que “no todos los padres tienen dinero para poder llamar a sus hijos” y que, de ser así, tal y como explica una madre afectada, cómo podía saber las condiciones reales en las que está su niño, “si tan solo tiene dos años”.

“Esto es lo que ha causado la política de Trump, un trauma que no sabemos si los niños podrán superar a lo largo de su vida”, lamentó.


Anuncio