Anuncio
Share

El Supremo rechaza tumbar modificaciones partidistas de mapas electorales

El Tribunal Supremo rechazó hoy tumbar dos casos de modificaciones partidistas de los mapas electorales estatales, unas decisiones que han creado expectación por su repercusión en los comicios de noviembre y por la posibilidad de sentar jurisprudencia. EFE/Archivo

El Tribunal Supremo rechazó hoy tumbar dos casos de modificaciones partidistas de los mapas electorales estatales, unas decisiones que han creado expectación por su repercusión en los comicios de noviembre y por la posibilidad de sentar jurisprudencia. EFE/Archivo

EFE

El Tribunal Supremo rechazó hoy tumbar dos casos de modificaciones partidistas de los mapas electorales estatales, unas decisiones que han creado expectación por su repercusión en los comicios de noviembre y por la posibilidad de sentar jurisprudencia.

El alto tribunal se posicionó a favor de mantener el mapa existente de los distritos electorales del estado de Wisconsin, y desechó el argumento de los demandantes sobre una posible violación de sus derechos a nivel estatal, aunque optó por no sentar un precedente para ser utilizado en nuevas disputas.

En Wisconsin, en 2016, una corte federal dictaminó que el estado, controlado en 2011 por completo por los republicanos, impulsó un plan tan partidista para trazar los distritos electorales que violaba las cláusulas de la Constitución que garantizan la igualdad de derechos y la libertad de expresión, lo que fue rechazado hoy por la sala.

En concreto, los líderes republicanos del Parlamento de Wisconsin se reunieron con cada uno de sus legisladores en la conocida como “habitación de mapas”, donde les hicieron firmar un acuerdo de confidencialidad antes de desvelarles cómo habían manipulado sus distritos para darles una victoria segura.

La técnica consistía en disminuir el peso de los votantes demócratas de Wisconsin, concentrando a la mayoría en un pequeño número de distritos en zonas urbanas, mientras que los republicanos pasaban a ocupar la mayoría de las circunscripciones.

La manipulación se produjo en 2011 y, en las tres elecciones siguientes (2012, 2014 y 2016), los conservadores lograron aumentar su poder en el Parlamento estatal al obtener una cantidad desproporcionada de escaños en comparación con los sufragios recibidos.

El caso despertó una gran expectación a la espera de que el Tribunal Supremo fallara que sea inconstitucional fijar los distritos electorales de manera que favorezcan la victoria de un partido determinado, técnica conocida como “gerrymandering”, aunque esta sentencia no llegó finalmente.

Además de esta decisión, el alto tribunal rechazó una petición de un grupo de votantes republicanos del estado de Maryland que reclamaban una suspensión inmediata de una reformulación similar de los mapas en su territorio, en este caso por parte de los demócratas.

El caso del estado vecino de Washington deberá seguir los procedimientos de una corte menor, que había decidido esperar a un veredicto sobre el caso de Wisconsin.


Anuncio