Anuncio
Share

Maradiaga dice no regresa a Nicaragua para no desviar atención de la crisis

Cientos de personas participan hoy, jueves 7 de junio de 2018, durante un plantón organizado por las Madres de Abril para exigir justicia y la renuncia del presidente Daniel Ortega en Managua (Nicaragua). EFE/ARCHIVO

Cientos de personas participan hoy, jueves 7 de junio de 2018, durante un plantón organizado por las Madres de Abril para exigir justicia y la renuncia del presidente Daniel Ortega en Managua (Nicaragua). EFE/ARCHIVO

EFE

El académico nicaragüense Félix Maradiaga, acusado por la Policía de su país de organizar bandas delincuenciales, pospuso en Miami su regreso a Nicaragua al señalar que su caso no debe ser una “distracción” de las protestas civiles que llevan 56 días contra el Gobierno de Daniel Ortega.

“Yo voy a regresar a la brevedad posible, tan pronto tenga las garantías de que no va a ser una situación de rehén para el régimen, ni tampoco un show mediático que va a distraer al país y a la opinión internacional de los verdaderos problemas del país”, expresó hoy Maradiaga a Efe.

“Mi caso no es importante. Mi sufrimiento y mi persecución es mínima en comparación con la gente que está en las calles de Nicaragua, la que está siendo perseguida, la que está en prisión, o los familiares que han perdido a los suyos”, aseguró.

Maradiaga precisó que pospuso el viaje que tenía previsto este lunes a su país porque le informaron de la “militarización total” de la zona periférica del aeropuerto de Managua para detenerlo y mostró preocupación por las implicaciones que ello podría tener para la población civil.

“Esto podría desembocar en una ‘exposición de personas al peligro’, que es una figura jurídica en Nicaragua, que es un delito, si yo llegara y se causa una pérdida de una vida, o lesiones. Eso sí es un delito imputable no como los que me imputaron”, indicó.

“Aquí no se trata de estar buscando ni egos, ni mártires en vida, se trata de pensar en Nicaragua”, enfatizó director ejecutivo del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), un centro de investigación creado en 2004.

Maradiaga dijo además que los obispos de Nicaragua y un delegado del Congreso de Estados Unidos le presentaron al Gobierno de Ortega una hoja de ruta, una propuesta “que él no ha contestado” y que él no quiere ser motivo de “distracción” en ningún proceso.

El activista de Derechos Humanos dijo que ha decido posponer su viaje por unos días, “no indefinidamente”, por la razones ya expuestas y también hasta que tenga las garantías de la protección de su vida.

Por otro lado, aclaró que no tiene “una causa abierta” porque en su país no existe la figura de juicio en ausencia y que la Fiscalía no le ha presentado cargos formales, sino lo que hay es una “circulación de la Policía, que equivale a una orden de arresto”.

Maradiaga se reunió en Washington con representantes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina al sector privado, sociedad civil, estudiantes y campesinos, para denunciar la situación que atraviesa Nicaragua.

Los disturbios civiles en Nicaragua, que cumplen hoy 56 días, han cobrado la vida de al menos 146 personas en protestas contra el presidente Daniel Ortega.

Las protestas contra el presidente y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.


Anuncio