Anuncio
Share

Incendio en el sur de Colorado obliga a cerrar el acceso a bosque nacional

Además, residentes de centros turísticos y miembros de la tribu Ute recibieron órdenes de preevacuación por el nivel de humo en la zona. EFE/Archivo

Además, residentes de centros turísticos y miembros de la tribu Ute recibieron órdenes de preevacuación por el nivel de humo en la zona. EFE/Archivo

EFE

Un “severo” incendio que ha duplicado su tamaño en los últimos días en el sur de Colorado obligará a cerrar el acceso al Bosque Nacional San Juan después de provocar la evacuación de miles de personas, informaron hoy las autoridades.

Según la información difundida por el Equipo de Respuesta a Incidentes en las Montañas Rocosas (RMIMT, en inglés), las llamas han arrasado ya casi 7.000 hectáreas y más de 1.000 familias ya han sido evacuadas.

Además, residentes de centros turísticos y miembros de la tribu Ute recibieron órdenes de preevacuación por el nivel de humo en la zona.

El incendio, que comenzó por causas aún desconocidas el 1 de junio, solo está contenido en un 10 % y se ubica a unos 15 kilómetros al norte de la ciudad de Durango.

Ante la gravedad del fuego y peligro que entraña, el Bosque Nacional San Juan quedará cerrado desde este martes y sin fecha de reapertura hasta que haya “suficiente humedad para mejorar las condiciones”, según el comunicado de RMIMT. Y eso no ocurriría antes de fin de mes, indicaron.

Durante el cierre, el público, personal del servicio forestal y las empresas contratistas que operan en la zona no podrán entrar al bosque, que cubre casi 730.00 hectáreas en nueve condados del sur de Colorado.

Aunque las carreteras permanecerán abiertas - a excepción de la US550, que estará cerrada para permitir la circulación de los vehículos de emergencia, los alguaciles y la policía local acompañará a convoyes de vehículos en esas carreteras y vigilará el acceso al bosque

Para Kara Chadwick, supervisora del Bosque Nacional San Juan, resultó “extremadamente difícil” tomar la decisión cerrar el bosque “por la gran cantidad de personas, negocios y agencias afectadas”.

“Pero las condiciones siguen empeorando”, sostuvo la funcionaria.

Por su parte, Richard Bustamente, de la Oficina contra Incendios en el Bosque San Juan, afirmó que “en las condiciones actuales, un fuego de campamento abandonado o una chispa pueden causar una catástrofe”.

“No tenemos el deseo de correr riesgos con los recursos naturales y culturales que nosotros protegemos y cuidamos, ni con las vidas humanas o las propiedades”, puntualizó.

Durante el fin de semana unos 200 bomberos se sumaron a la lucha contra el incendio, por lo que ya son más 800 efectivos dedicados a esa tarea, y se espera que en los próximos días equipos especializados de la zona metropolitana de Denver también lleguen a Durango.

Las condiciones meteorológicas actuales de poca humedad y mucho viento “alimentarán las llamas”, dice el comunicado oficial. Y a eso se le suma que otro incendio que comenzó el viernes pasado en el condado de Montezuma (también en el sur de Colorado) y que podría fusionarse con el de Durango.


Anuncio