Anuncio
Share

Hasta 300 millones para empresas de Puerto Rico que ayudaron a empleados tras María

Ayudas federales hasta por 300 millones de dólares en total podrían recibir empresas puertorriqueñas que pagaron las nóminas de sus empleados después de los huracanes de septiembre aunque no se retomara la actividad. EFE/ARCHIVO

Ayudas federales hasta por 300 millones de dólares en total podrían recibir empresas puertorriqueñas que pagaron las nóminas de sus empleados después de los huracanes de septiembre aunque no se retomara la actividad. EFE/ARCHIVO

EFE

Las empresas puertorriqueñas que pagaron las nóminas de sus empleados después de los huracanes de septiembre aunque no se retomara la actividad recibirán ayudas federales que, en conjunto, pueden alcanzar los 300 millones de dólares que se espera dinamicen la economía de la isla caribeña.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció hoy en conferencia de prensa la iniciativa, gracias a la aprobación por parte del Departamento del Tesoro federal del plan del Crédito Contributivo por Retención de Empleados (ERTC, por sus siglas en inglés).

Rosselló explicó que gracias a la iniciativa los patronos de los negocios que estuvieron inoperantes a causa del paso de los huracanes Irma y María del pasado mes de septiembre podrán reclamar un beneficio de hasta 1.920 dólares por cada empleado al que se pagaron salarios durante la emergencia sin que trabajase.

La cantidad se reduce a 1.560 dólares en el caso de las empresas con una facturación anual superior a los 10 millones de dólares.

Las ayudas, que no tendrán que ser devueltas por los empresarios, incluye los periodos del huracán Irma, del 4 de septiembre al 15 de ese mes, y el huracán María, a partir del 16 de septiembre y hasta el 1 de enero de 2018.

Las ayudas alcanzan hasta un 32 % de los salarios desembolsados por los empresarios a sus empleados en ese periodo.

“Estas ayudas tendrán un efecto inmediato en los patronos y es un capital que se inyecta en la economía”, destacó Rosselló, para quien a la llegada de estas ayudas ha contribuido decisivamente la labor de la representante de Puerto Rico ante el Congreso en Washington, Jenniffer González.

Rosselló insistió en que se trata de una muy buena noticia para la isla caribeña y que muchos miles de empresarios se beneficiarán de la medida.

González señaló por su parte que la medida trata de robustecer la economía local, fuertemente golpeada por el paso de los huracanes Irma y María del pasado mes de septiembre.

“Nuestra isla recibió un duro impacto, ante eso busqué nuevas medidas para robustecer nuestra economía. Esto es un alivio directo al bolsillo de cada patrono y a la generación de empleos”, destacó.

“Auné esfuerzos inmediatamente con colegas congresistas y de manera expedita presentamos esta propuesta, el Congreso se movilizó para su pronta aprobación e inmediatamente que fue presentada al presidente la firmó", resaltó González.

El secretario del Departamento de Hacienda, Raúl Maldonado, también presente en la conferencia de prensa, destacó que estas ayudas pueden significar para pequeños negocios la entrada de entre 20.000 y 40.000 dólares.

“Muchos pequeños negocios volverán a operar de nuevo gracias a estas ayudas”, señaló el funcionario, tras matizar que el dinero estará, una vez solicitado, en las empresas en el plazo de 30 días.

Maldonado indicó que el único requisito para las empresas es el demostrar que pagaron las nóminas de sus empleados mientras estaban inoperantes a causa de los problemas ocasionados por los huracanes de septiembre.

Inmediatamente después del impacto de los huracanes, González, junto a los congresistas Carlos Curbelo y Stacey Plaskett, presentaron una enmienda al proyecto HR 3823 de la Cámara de Representantes federal para que se concediera una ayuda a los patronos afectados.

La medida se convirtió en la Ley Federal de Exención de Impuestos por Desastres y Extensión de Aeropuertos y Vías Aéreas del pasado 29 de septiembre y se le llamó Crédito Contributivo por Retención de Empleados.

Los huracanes de septiembre, en especial María, provocaron la destrucción de la infraestructura del sistema eléctrico de la isla, graves daños a la de telecomunicaciones y al menos 64 muertos, según la cifra oficial, aunque un reciente estudió eleva la cifra por encima de los 4.000.


Anuncio