Anuncio
Share

Schultz sale de Starbucks y tantea sus posibles aspiraciones políticas

El director ejecutivo de Starbucks, Howard Schultz, ofrece una rueda de prensa. EFE/Archivo

El director ejecutivo de Starbucks, Howard Schultz, ofrece una rueda de prensa. EFE/Archivo

EFE

Howard Schultz abandona Starbucks después de cuatro décadas en la dirección de esa firma, que marcó nuevas costumbres de consumo en Estados Unidos, dejando en el aire su posible irrupción en la política para llegar a la Casa Blanca.

“Vamos a ver qué pasa”, declaró hoy Schultz en declaraciones a la cadena financiera CNBC consultado en una entrevista sobre las versiones que mencionan sus posibles aspiraciones presidenciales para 2020, una vez se haya retirado de la actividad empresarial.

“Hay un montón de cosas que se pueden hacer como un ciudadano privado distintas a la de aspirar a la Presidencia de Estados Unidos”, recalcó el empresario,

Starbucks anunció el lunes que Schultz abandonará la presidencia ejecutiva de la empresa el próximo 26 de junio, un año después de haber renunciado a ser CEO, en abril del año pasado, preparando la retirada que ahora se ha anunciado.

Aunque se mantendrá todavía como presidente honorario, Schultz tiene intenciones de dedicarse a su familia y a escribir un libro sobre el impacto social de Starbucks, una empresa de la que él es el principal artífice en su modelo actual.

“Durante sus cuatro décadas como CEO y presidente, Schultz hizo crecer a Starbucks desde once tiendas a más de 28.000 en 77 países”, recordó la compañía al destacar el papel de Schultz en la expansión de una marca conocida en todo el mundo.

No sólo es un éxito empresarial que nadie niega, sino que Starbucks, defendiendo el principio de convertirse en un “tercer lugar”, entre la casa y la oficina, ha cambiado la forma en la que muchos estadounidenses toman café.

En ciudades como Nueva York una de las imágenes más frecuentes es ver a sus habitantes portando un vaso de plástico con el café, ya sea de Starbucks o de otras cadenas rivales que han surgido a la sombra de la anterior.

Schultz ha sido el artífice de ese cambio de costumbres, al desarrollar una empresa a la que se acercó por primera vez en 1981 para convertirla en uno de los principales referentes estadounidenses en el sector alimentario.

A sus 64 años, será difícil que Schultz se quede quieto, y no es un secreto sus afinidades políticas con el bando demócrata, demostrado en el apoyo que prestó a Barack Obama y a Hillary Clinton.

En la entrevista con la cadena financiera, Schultz expresó su “preocupación” por Estados Unidos y el lugar que ocupa en el mundo, así como por “su falta de dignidad, la falta de respeto” que se origina en la Administración de Donald Trump.

“Creo que lo podemos hacer mucho mejor”, sostiene Schultz refiriéndose al actual gobernante, neoyorquino como él.

“Los temas a los que nos estamos enfrentando en cuanto a los términos de las disfunciones y la polarización que existe en el gobierno realmente están basados en un problema sistemático de ideología, y creo que necesitamos un punto de vista muy diferente sobre cómo debería manejarse el gobierno y el país”, agrega.

Pero también critica lo que considera es un “giro demasiado hacia la izquierda” de parte de algunos líderes demócratas por ofrecer lo que piensa no es posible. "¿Cómo vamos a poder pagar por estas cosas?”, se pregunta el empresario.

Schultz reconoce que tenía que haber salido de la compañía en mayo, pero el conflicto que tuvo una cafetería de Filadelfia por el trato recibido por dos clientes afroamericanos le obligó a aplazar su salida “en uno o dos meses”.

El empresario, que sólo en acciones de Starbucks acumula una fortuna superior a los 2.000 millones de dólares, calificó en la entrevista como “inhumanas” las actuales políticas migratorias de la Administración Trump.

Aunque se mostró partidario de la seguridad fronteriza, mencionó que, por ejemplo, las dos terceras partes de los inmigrantes indocumentados no cruzaron una frontera, sino que “están aquí porque su visa expiró".


Anuncio