Anuncio
Share

Presidente de oncólogos europeos ve difícil asumir el coste de la innovación

El investigador y director del Vall d'Hebron Instituto de Oncología, Josep Tabernero (d), y el presidente de la Fundación BBVA, Francisco González (i), durante un congreso. EFE/Archivo

El investigador y director del Vall d’Hebron Instituto de Oncología, Josep Tabernero (d), y el presidente de la Fundación BBVA, Francisco González (i), durante un congreso. EFE/Archivo

EFE

El presidente de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), Josep Tabernero, asegura que ningún país puede incorporar la innovación en cáncer “al ritmo que viene” y considera que hay que “poner sentido” a la escalada de los precios de estos fármacos.

En una entrevista en Chicago, donde asiste a la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), Tabernero señaló que los altos precios de los medicamentos innovadores no están justificados. “Es una barbaridad”, dijo.

Tabernero insistió en advertir del riesgo de no poder asumir el coste de los nuevos fármacos, cuyos precios “son muy altos, en parte excesivos”, porque se paga retorno de mucha investigación que no ha sido eficiente, pero también mucha inversión en márketing y en beneficios.

A su juicio, se trata de un problema que tienen “prácticamente” todos los países, por lo que “probablemente más adelante habrá que pensar en precios más razonables, pero también en modelos basados en pagar por la efectividad” de los medicamentos innovadores.

En Estados Unidos, el 80 % de los pacientes que tienen indicación de terapia génica no la están recibiendo porque las aseguradoras no la pagan, y solo es “la punta del iceberg”, aseguró Tabernero, jefe del servicio de oncología médica del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona (España).

El experto defendió la idea de que hay que pagar los medicamentos en base al valor que ofrecen para tratar cada tipo de enfermedad y en cada lugar, por lo que no debería pagar lo mismo por un fármaco un país que tiene un PIB alto que el que lo tiene más bajo.

Un comité de la ESMO está trabajando en la búsqueda de modelos para ponerlos a disposición de las autoridades de cada país para que puedan empezar a discutir cuál es el valor que tiene un medicamento para una indicación determinada.

Unos modelos, según avanzó, que tienen en cuenta el beneficio real de los nuevos medicamentos. “Si beneficia a los pacientes, se paga y si no beneficia, no se paga”.

Se trata, precisó Tabernero, de compartir el riesgo con la industria.

Aunque reconoció que detrás de los fármacos hay mucha investigación e inversión en I+D, y que hay estudios que salen bien y otros que fracasan de los que la industria quiere también buscar retorno, opinó que hay también un exceso de “dedicación al márketing”.

“Yo siempre digo que los medicamentos buenos se venden solos”, puntualizó.

Por ello, insistió en que habrá que invertir más en las áreas que son importantes y menos en márketing y opinó que la industria farmacéutica debería tener un porcentaje menor de retorno a su inversión.

“Como sociedad científica independiente trabajamos en estos modelos y los ofrecemos a los distintos países para que cada uno lo utilice en su negociación con la industria farmacéutica”, señaló el oncólogo, que reconoció que hay países que “negocian mejor” los precios que otros.

El presidente de ESMO aseguró que en los sitios donde hay una ley de mecenazgo de la investigación “como EEUU, inglaterra o los países nórdicos, ha funcionado bien”.

El Congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) comenzó el pasado día 1 de junio con la inmunoterapia como una de las “grandes protagonistas” del encuentro, en el que el cáncer de pulmón y la medicina de precisión están siendo también temas destacados.

El centro de convenciones McCormick Place de Chicago acoge hasta este martes la cita oncológica más importante a nivel mundial, que cuenta con la presencia de alrededor de 40.000 oncólogos procedentes de países de todo el mundo.

En esta reunión anual se presentan cerca de 5.000 estudios que representan las últimas investigaciones en ciencia clínica y traslacional en áreas como la prevención, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer.


Anuncio