Anuncio
Share

El Gobierno de Puerto Rico no permitirá que se viole la ley en el Primero de Mayo

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló. EFE/Archivo

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló. EFE/Archivo

EFE

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, advirtió de que no se permitirá que se viole la ley durante las manifestaciones previstas para mañana con motivo del Primero de Mayo, aunque aclaró que los ciudadanos podrán ejercer sus derechos si lo hacen de forma pacífica.

Las manifestaciones de mañana están convocadas contra el recorte de las pensiones y la eliminación del bono navideño a los empleados públicos para contar con un presupuesto sin déficit, medidas impuestas por la Junta de Supervisión Fiscal, entidad de control al Ejecutivo de Rosselló establecida por normativa aprobada por el Congreso en Washington.

El Congreso aprobó en junio de 2016 la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés) para abordar el tema de la deuda impagable.

“La Policía va a detener a quien cometa algún crimen”, dijo Rosselló en conferencia de prensa, tras recordar que las fuerzas del orden están preparadas para evitar incidentes como los registrados el pasado año el día del Primero de Mayo.

La manifestación del pasado año se saldó con la intervención de la Policía, que utilizó gases lacrimógenos y detuvo a varios jóvenes debido a los actos de vandalismo provocados por grupos de incontrolados en el distrito de Hato Rey, el área donde se concentran las entidades financieras, algunas de las cuales sufrieron daños en sus sedes.

Las manifestaciones de este año incluyen varias marchas convocadas por distintas organizaciones que confluirán en la Milla de Oro en Hato Rey, junto a las sedes de los bancos, y otra, de la Central Puertorriqueña de Trabajadores, que partirá desde el Puente Dos Hermanos y que llegará hasta el Capitolio, la sede del Legislativo.

“Vamos a asegurar que la funcionalidad del Gobierno continúe durante el día de mañana”, resaltó Rosselló, que pidió a quienes decidan manifestarse que eviten “violencia y vandalismo”.

“Queremos evitar este año que la situación se vaya de control”, sostuvo Roselló, después de aclarar que como responsable último de las fuerzas de seguridad de la isla ha mantenido una reunión con la cúpula policial en la que se trazaron las medidas a tomar para que mañana las agencias gubernamentales estén operativas.

Además, el Gobierno quiere garantizar que cualquier persona que quiera trabajar pueda ejercer ese derecho sin restricciones.

En cuanto a la posibilidad de que algunos funcionarios tengan dificultades para incorporarse a sus puertos de trabajo, dijo que algunos empleados públicos se presentarán a trabajar en otros lugares si no pueden hacerlo en sus lugares habituales.

En relación al estatal Centro Médico, el principal hospital de la isla, reconoció que la manifestación allí prevista puede afectar al normal funcionamiento de la infraestructura, pero aclaró que están previstas medidas para limitar los inconvenientes.

“El Gobierno está preparado para minimizar el problema”, subrayó, tras indicar que, no obstante, “no se permitirá que se dé el salto -de violencia- del año pasado”.

Sobre el caso concreto de los maestros, convocados específicamente mañana para protestar contra el cierre anunciado de 280 escuelas, Rosselló dijo que la secretaria del Departamento de Educación, Julia Keleher, ya adelantó que quienes no se presenten en sus puertos de trabajo no cobrarán ese día no trabajado.

Las manifestaciones de este año están convocadas en especial contra los recortes en pensiones y beneficios sociales por parte de la Junta de Supervisión Fiscal.

Los sindicatos rechazan la exigencia de la Junta de Supervisión de reducir las pensiones en cerca de un 10 % y la eliminación del bono de Navidad de todos los empleados del Gobierno, además de unificar en 100 dólares mensuales a partir del próximo mes de julio los beneficios por seguro de salud.

Además, los maestros protestarán mañana contra el plan del Gobierno de eliminar 280 escuelas por la reducción de la matrícula de alumnos.

El distrito financiero de San Juan será donde se concentrarán la mayoría de los convocantes, entre ellos la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego, la Unión General de Trabajadores, la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes, estudiantes y profesores de la Universidad de Puerto Rico, empleados de la empresa privada y Se Acabaron las Promesas.


Anuncio