Anuncio
Share

Informe revela falta de rigor en las investigaciones policiales en Texas

Una auditoría independiente, realizada sobre la Unidad Especial de Víctimas del Departamento de Policía de San Antonio (Texas), reveló la necesidad de revisar al menos 934 casos delictivos relacionados con crímenes sexuales y violencia doméstica. EFE/ARCHIVO

Una auditoría independiente, realizada sobre la Unidad Especial de Víctimas del Departamento de Policía de San Antonio (Texas), reveló la necesidad de revisar al menos 934 casos delictivos relacionados con crímenes sexuales y violencia doméstica. EFE/ARCHIVO

EFE

Una auditoría independiente, realizada sobre la Unidad Especial de Víctimas del Departamento de Policía de San Antonio (Texas), reveló la necesidad de revisar al menos 934 casos delictivos relacionados con crímenes sexuales y violencia doméstica.

El informe precisa que esta revisión no significa que “los casos estuvieran mal manejados”, sino que consideran que las investigaciones pudieron ahondar más en los detalles para ofrecer una mejor resolución de las mismas.

Esta petición estuvo a cargo del Ayuntamiento de San Antonio, el pasado mes de octubre, tras la acusación a uno de los detectives del departamento policial de “mala gestión” en 130 de sus casos.

Así pues, los auditores revisaron 10.522 causas cerradas, además de otros 1.585 delitos menores, determinando que, en los últimos cuatro años, aproximadamente el 8 % de esos casos habrían incurrido en malas prácticas y, por tanto, necesitarían una nueva investigación.

“La revisión, a través de sus archivos y sus operaciones, indica que el mal manejo de los casos por el detective Kenneth Valdez o, a nivel general en la unidad, es específico del comportamiento individual de ciertos agentes y no atribuible al conjunto”, detalló el texto.

El principal problema, según la auditoría, se encuentra en un sistema de registros defectuoso, con una división entre los archivos físicos y electrónicos que carece de supervisión por parte de un responsable del departamento.

Además, debido al gran volumen de casos que los detectives acumulan, la falta de un proceso depurado ralentiza la labor de investigación.

El informe aconseja a la administración municipal reforzar la Unidad Especial de Víctimas e impartir cursos de capacitación para mejorar la capacitación de los policías y hacer frente a la “gran cantidad de trabajo y a la naturaleza difícil de los casos”.

En una conferencia de prensa, el jefe de Policía de San Antonio, William McManus, comunicó que ya se han producido algunos cambios, entre los que destacan la asignación de 19 oficiales de la patrulla del Equipo de Respuesta a Crisis para atender los casos de delitos menores.

“La unidad en sí misma ha estado investigando adecuadamente los casos, interactuando con las víctimas como tiene que ser y continuarán haciendo un buen trabajo”, dijo McManus.


Anuncio