Anuncio
Share

Fiscal de Guerrero renuncia por “motivos personales” en crisis de violencia

El fiscal general del estado de Guerrero, Xavier Olea (d), presentó hoy su renuncia por motivos "estrictamente personales" luego tres años en el cargo en medio de una extensa crisis de violencia en la entidad del sur de México. EFE/ARCHIVO

El fiscal general del estado de Guerrero, Xavier Olea (d), presentó hoy su renuncia por motivos “estrictamente personales” luego tres años en el cargo en medio de una extensa crisis de violencia en la entidad del sur de México. EFE/ARCHIVO

EFE

El fiscal general del estado de Guerrero, Xavier Olea, presentó hoy su renuncia por motivos “estrictamente personales” luego tres años en el cargo en medio de una extensa crisis de violencia en la entidad del sur de México.

Olea, quien llegó a la Fiscalía en diciembre de 2015, entregó este día su renuncia al gobernador Héctor Astudillo y señaló que por la tarde la enviará al Congreso de Guerrero que se encargará de designar al nuevo Fiscal.

“Después de servir a Guerrero cerca de tres años he decidido por razones estrictamente personales presentar mi renuncia”, dijo el fiscal.

Astudillo reconoció el trabajo de Olea en la Fiscalía y dijo que el mismo ocurrió “en tiempos muy complejos en Guerrero (...) han sido los tiempos seguramente más complejos que se han vivido en el estado y de los que no escapa el país”.

La decisión de Olea llega en medio de una intensa ola de violencia e inseguridad que ha golpeado y extendido por la entidad durante los últimos años y que ni el envío de refuerzos federales ha logrado aplacar.

Guerrero es considerado como uno de los estados más violentos de México y tan solo en 2017 se contabilizaron 2.844 homicidios y 69 secuestros, según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En los últimos meses, estos episodios forzaron el desplazamiento de personas de varios municipios debido a actos violentos en sus comunidades, a la que no quieren regresar por miedo a ataques.

Los habitantes han dejados sus poblados por temor de ser víctimas de la violencia que generan grupos delictivos enfrentados entre sí y que operan en la zona y en contra de los agentes de seguridad.

Apenas el martes, policías estatales en labores de vigilancia en el municipio de Zihuatanejo fueron atacados por hombres armados y el enfrentamiento dejó diez presuntos delincuentes fallecidos, mientras que otros se dieron a la fuga.

Pocos minutos después de este enfrentamiento, una patrulla de la policía fue emboscada y seis agentes que iban en él perdieron la vida.

Por estos hechos, el pasado viernes en Zihuatanejo fueron detenidos cuatro hombres quienes presuntamente participaron en la emboscada, mientras que otro presunto participante fue detenido la tarde del martes por Policías Estatales y personal del Ejército Mexicano en el mismo municipio.


Anuncio