Anuncio
Share

Inversión y reformas, clave en competitividad agroalimentaria latinoamericana

Inversión y reformas, clave en competitividad agroalimentaria latinoamericana

Vista general durante el foro “Desafíos agroalimentarios del Siglo XXI” hoy, martes 24 de abril de 2018, en Guadalajara (México). Los países de América Latina deben apostar por la tecnología en el sector agroalimentario para hacer frente a los retos del cambio climático, dijo hoy a Efe el presidente de la asociación CropLife en la región, José Perdomo. EFE

EFE

Una mayor investigación y reformas estructurales son clave para que Latinoamérica eleve su potencial agroalimentario, dijo hoy a Efe Eugenio Díaz-Bonilla, director del Programa para América Latina y el Caribe del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI).

Tras participar en el Foro de innovación e inocuidad que se celebra en Guadalajara, en el occidental estado mexicano de Jalisco, Díaz-Bonilla destacó la diversidad de productos agrícolas que por años ha contribuido a estabilizar precios y la seguridad alimentaria, pese a aportar el 13 o 14 % de la producción mundial.

Brasil, Argentina, Chile, México y Uruguay son los países con mayor inversión en ciencia y tecnología con alrededor del 1 % de su Producto Interno Bruto (PIB) agropecuario; en contraposición los centroamericanos destinan cerca de 0,4 %.

Más que hacer comparaciones el reto es tratar que “todos lleguen al 1 %, y de ser posible al 2 % en inversión tecnológica”, destacó.

Anuncio

Aún así todavía seguirían por debajo de países más desarrollados como Estados Unidos, Australia o la Unión Europa que invierten 4% del PIB agropecuario, “pero llegaríamos a algo más razonable” para la región, afirmó el especialista.

Este porcentaje aseguraría un mayor gasto y la tecnificación del campo, la cual tendría que acompañada de estrategias organizativas y de procedimientos para el trabajo con los institutos tecnológicos y los productores.

“Estas estrategias ayudarían a los países con menos inversión en innovación a que toda esa capacidad de creatividad pueda ser sostenida con un financiamiento adecuado y facilitar intercambios entre los países más avanzados de la región”, dijo.

Lo importante es que las naciones del continente apuesten por la tecnología y la innovación que históricamente ha permitido al mundo asegurar sostenibilidad ambiental y una dieta saludable pese a que la demanda creció por el aumento poblacional en los últimos 50 años.

Anuncio

“Es lo que hay que hacer hacia adelante porque si bien el número adicional de habitantes no será tanto -cerca de 2.500 millones de personas al 2050- sí va a ser con mayores restricciones desde el punto de vista climático, de suelos y de agua.

“Hay que hacer un esfuerzo más grande de innovación y de ciencia y tecnología”, refirió.

Díaz-Bonilla acudió como uno de los conferencistas principales de este foro que reúne a especialistas, investigadores, exportadores, empresarios y productores del sector agropecuario bajo el tema “Desafíos agroalimentarios del Siglo XXI”.

El especialista afirmó que otro de los temas clave es las reformas que los países puedan hacer a nivel macroeconómico y de políticas sectoriales.

“Cada país tienen diferentes desafíos, hay algunos que a nivel de macroeconomía requieren asegurar una situación fiscal razonable, una política monetaria y un tipo de cambio razonable, después invertir mucho en infraestructura, en logística y en ciudades intermedias”, expresó el directivo de IFPRI.

Añadió que el fortalecimiento de las ciudades medianas y pequeñas es fundamental para reforzar el sector agropecuario, disminuir la migración y aprovechar de una mejor manera el territorio.

Aseguró que este fortalecimiento pasa por generar una red de ciudades intermedias “vivibles”, es decir que tengan una buena infraestructura, internet, electricidad, agua potable, educación y salud.

De esa manera no solo se estimula a la población a permanecer en sus lugares de origen, sino que dota al sector agropecuario con una serie de servicios que necesita, argumentó.

Anuncio

“Es como una relación simbiótica: el sector agropecuario se va a desarrollar si tiene una red de ciudades medianas y pequeñas fuerte que a su vez está conectada con ciudades más grandes.

Entonces tenemos desafíos como evitar dar subsidios a ciertos productos y hacer énfasis en la competitividad y la innovación que son los que aseguran el futuro a mediano plazo”, consideró Díaz-Bonilla.

El Foro de innovación e inocuidad “Desafíos agroalimentarios del Siglo XXI” es organizado por la asociación CropLife.

Participan especialistas del Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y Trigo, el Consejo Nacional Agropecuario de México, la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco, la Asociación Protección de Cultivos, Ciencia y Tecnología y Agrobio México, entre otros. EFE

mg/jth/cav


Anuncio