Anuncio
Share

Ministros del G7 apuntan a Rusia por sus ataques contra la democracia

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, participa en un encuentro de ministras, parte de una reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G7, en Toronto (Canadá). EFE

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, participa en un encuentro de ministras, parte de una reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G7, en Toronto (Canadá). EFE

EFE

Los países del G7 decidieron hoy durante un reunión ministerial en Toronto (Canadá) confrontar frontalmente las interferencias contra los sistemas democráticos y señalaron directamente a Rusia como uno de los responsables de estos ataques.

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, afirmó tras la reunión conjunta de los ministros de Asuntos Exteriores y de Seguridad del G7 que “ya está bien” y que el grupo de los siete países más industrializados ha decidido responder a las amenazas contra las democracias occidentales.

“Todos compartimos preocupaciones sobre las crecientes amenazas contra nuestros valores y sistemas”, señaló Freeland.

“Las amenazas a la democracia son parte de un grupo mayor de amenazas por parte de entidades estatales hostiles que atacan nuestra economía, nuestras infraestructuras estratégicas y nuestras fuerzas armadas y esfuerzos diplomáticos”, continuó la ministra canadiense.

Tras dos días de reuniones en Toronto, los ministros de Asuntos Exteriores y Seguridad del G7, acordaron proponer a los líderes del grupo, que se reunirán en Canadá a principios de junio, crear un equipo de trabajo para defender la democracia contra la desinformación fomentada por Rusia.

“Rusia, que amenaza la paz global y seguridad con sus continuo desafío de sus obligaciones y estándares internacionales, y que busca socavar nuestros sistemas democráticos, es uno de esos actores”, dijo la ministra canadiense.

La ministra canadiense explicó que el acuerdo sobre el grupo de trabajo era uno de los resultados “más interesantes” de la reunión de ministros del G7 que se inició el domingo en la ciudad canadiense.

“Hemos hablado ampliamente sobre Rusia. Se nos ha informado sobre el ataque en Salsbury (Reino Unido), que fue una violación despreciable del orden internacional de normas. Lo condenamos así como la campaña de desinformación que Rusia ha emprendido para tratar de exculparse”, terminó diciendo Freeland.

Pero las palabras de la representante canadiense contrastaron con las pronunciadas por el secretario de Estado en funciones de Estados Unidos, John Sullivan.

Sullivan, que se encuentra al frente del Departamento de Estado a la espera de que el exidrector de la CIA, Mike Pompeo, sea confirmado por el Congreso estadounidense para el puesto de secretario de Estado, evitó durante una rueda de prensa referirse a las interferencias rusas en los sistemas democráticos.

Sullivan enumeró durante una rueda de prensa celebrada momentos después a la ofrecida por Freeland, todos los temas tratados durante la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores excepto los referentes al acuerdo para crear un grupo de trabajo en defensa de los sistemas democráticos y contra la desinformación.

Tras hablar de que la reunión había sido “muy productiva”, Sullivan se refirió a la unidad del G7 contra el programa nuclear de Corea del Norte, el compromiso para derrotar al Estado Islámico o la oposición al régimen sirio de Bachar al Asad.

Pero sobre Rusia, Sullivan se limitó a señalar que Rusia debe dejar de colocar “impedimentos” para alcanzar la paz en Siria.

Presionado sobre la postura del presidente estadounidense, Donald Trump, ante la creación de un grupo de trabajo en el G7 sobre las acciones de Rusia para influir elecciones en países occidentales, Sullivan defendió la política estadounidense.

Sullivan afirmó que Washington “ha tomado significantes acciones en respuesta” a Moscú, como la expulsión de numerosos agentes rusos en Estados Unidos o la imposición de sanciones contra los oligarcas rusos.

El secretario en funciones añadió que también quieren “trabajar con Rusia” en áreas donde “puedan y necesiten” trabajar con ese país.


Anuncio