Anuncio
Share

Interesante cuarta corrida de la feria de San Marcos

EFE

Muy interesante resultó hoy la cuarta corrida de la Feria de San Marcos 2018.

El diestro español Antonio Ferrera pinchó una gran faena de corte artístico y de buen gusto y los mexicanos Fabián Barba estuvo ambicioso y con muchos deseos de alcanzar un sitio y el joven Sergio Flores mostró que se encuentra en un momento muy importante en una tarde muy torera, muy firme y muy cuajada.

Hubo media entrada pero con un público entusiasta y con sabor a fiesta de toros.

Se lidió un encierro del hierro de Begoña correcto de presentación y que ha sido en líneas generales bueno para la gente de aquí.

Los toros tercero y cuarto merecieron con justicia el premio del arrastre lento.

Ferrera un torero con experiencia ya maestro con mucho sitio y torería en el toro que abrió plaza, bueno pero con pocos muletazos ha tenido momentos estupendos que el público le agradeció y fue ovacionado al terminar su labor.

Con el cuarto, un toro que empezó apagado pero que fue yendo a más y que terminó con magníficas condiciones, con calidad, muy físico, el maestro lo entendió a la perfección bien con el capote, bregándolo y con la muleta la fue haciendo hasta terminar con una faena de corte artístico y de muy buen gusto.

Una pena que pinchó dos veces antes de lograr la estocada definitiva, la gente se le entregó y dio una vuelta al ruedo como muestra de su maestría y dotes toreros.

Barba en el segundo de la tarde se vio valiente con el capote y una faena que conservó un ritmo aunque sin romper plenamente.

Mató de estocada y se le entregó una oreja con algunas protestas no muy justas. El quinto con el capote lo cogió de fea manera pero el torero siguió ahí y la gente le reconoció ese atributo y después de matar de estocada pasó a la enfermería donde los médicos lo estaban valorando sin saberse hasta el momento qué había tenido.

Sergio Flores cada día convence más, se ve un torero muy firme y que además está haciendo un trazo del engaño, capote y muleta dándole una templanza de torero hecho.

Faena con contenido la del tercero que la gente le toreo y mató de estocada para entregársele un apéndice de mucho peso.

En el sexto siguió en el mismo plan y aunque el toro terminó quedándose muy corto y haciendo extraños el torero estuvo ahí y lo mató de estocada desprendida y se llevó la ovación final.


Anuncio