Anuncio
Share

Colombia y Ecuador piden ante la OEA apoyo internacional contra narcotráfico

(i-d) La canciller colombiana, María Angela Holguín; la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa; junto al titular de Defensa de Ecuador, Patricio Zambrano, participan en una conferencia de prensa. EFE/Archivo

(i-d) La canciller colombiana, María Angela Holguín; la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa; junto al titular de Defensa de Ecuador, Patricio Zambrano, participan en una conferencia de prensa. EFE/Archivo

EFE

Las cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y Ecuador, María Fernanda Espinosa, reclamaron hoy ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) mayor cooperación en la región contra el narcotráfico, después de los sucesos registrados en la frontera entre los dos países.

Ambas ministras pidieron la ayuda del resto de Estados de América y expusieron la situación vivida recientemente ante la OEA, quien aprobó una declaración de solidaridad y repudio por el asesinato de tres trabajadores del diario ecuatoriano El Comercio y el secuestro de otros dos ciudadanos ecuatorianos en atentados atribuidos a un grupo disidente de las FARC.

“No podemos hacerlo solos. La rápida cooperación entre los Estados es fundamental”, subrayó la canciller ecuatoriana.

Espinosa enfatizó la buena relación con Colombia después de que su país anunciara que deja se ser garante del proceso de paz entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) hasta que esa guerrilla cese sus “actividades terroristas”.

“Ecuador no tiene las condiciones para hospedar esos diálogos”, argumentó la ministra.

Al ser preguntada por si existía la posibilidad de volver a albergar los encuentros, Espinosa dijo que “es una decisión tomada y hay mucha comprensión del lado de Colombia”.

Ante esta situación y tras la aprobación por unanimidad de la declaración por el Consejo Permanente de la OEA, el secretario general, Luis Almagro, informó de que han propuesto “un mayor despliegue de la Misión de la OEA de Apoyo al Proceso de Paz de Colombia (MAPP/OEA) en esa zona (la fronteriza) a los efectos de dar mejores respuestas”.

Almagro calificó al crimen de “atroz” y recalcó la necesidad de “reforzar las llaves de la cooperación hemisférica porque el combate al narcotráfico” -reiteró- “trasciende las fronteras de Colombia y Ecuador”.

El secretario reconoció que durante la reunión mantenida con las dos cancilleres durante este viernes, Colombia no reclamó la ayuda de la OEA para reubicar las conversaciones con el ELN: “No hemos hablado de eso”, señaló.

También incidió en la necesidad de aumentar la cooperación entre Estados la canciller colombiana, María Ángela Holguín, quien comentó que “esta es una lucha que no solo la podemos dar Ecuador y Colombia, sino toda la región”.

Holguín y Espinosa acudieron hoy al Consejo Permanente de la OEA, con sede en Washington, para informar sobre la violencia en la frontera común, en una reunión convocada a petición de Ecuador.

Ambas ministras enfatizaron en que detrás de esta disidencia de las FARC no está solo una persona, sino que se trata de una organización criminal “dedicada al narcotráfico” detrás de la que se encuentran “carteles que se mueven en la región”.

“Es importante que nos encuentren unidos, que no encuentren debilidad”, dijo Holguín, quien resaltó que cuando estas organizaciones criminales se ven amenazadas, buscan resquicios en otras zonas para seguir actuando.

La canciller colombiana rechazó vincular los sucesos al proceso de paz que afronta su país e indicó que se trata de una “situación nueva, diferente” y que son “producto de la presencia de organizaciones criminales muy grandes”.

Preguntada por si está frustrada con el Gobierno ecuatoriano, Holguín insistió en que su país comprende “las razones” de Quito para desvincularse de las conversaciones con el ELN.

“Pero seguimos empeñados en lograr la paz completa en el país, en este intento de hacer la paz con el ELN. Hay varios ofrecimientos y se tomará una decisión en los próximos días por parte de la Administración” sobre un nuevo país anfitrión de las conversaciones, reiteró Holguín.

“Creo que la ciudadanía ecuatoriana está, con toda la razón, aterrada, sorprendida con el alcance de estas bandas criminales, que está reclamándole al Gobierno seguridad y sienten que los diálogos no reflejan la tranquilidad que ellos quieren”, aseguró.

“Comprendemos al Ecuador, hemos vivido 50 años de guerra, de terrorismo, de narcoterrorismo, bastante solos durante mucho tiempo, y creo que está empezando a darse cuenta la región de lo que es esto y de que tenemos que estar unidos”, subrayó la canciller.


Anuncio