Anuncio
Share

Senado de Puerto Rico abre oficina en Washington en busca de mayor influencia

El presidente del Senado puertorriqueño, Thomas Rivera Schatz (c), acompañado por la alcaldesa de Ponce, María "Mayita" Meléndez (i); la alcaldesa de Canóvanas, Lornna Soto (2i); los senadores Migdalia Padilla (d), y otros ejecutivos (atrás), habla durante la inauguración hoy, miércoles 18 de abril de 2018, de la oficina del Senado de Puerto Rico en Washington (Estados Unidos). EFE

El presidente del Senado puertorriqueño, Thomas Rivera Schatz (c), acompañado por la alcaldesa de Ponce, María “Mayita” Meléndez (i); la alcaldesa de Canóvanas, Lornna Soto (2i); los senadores Migdalia Padilla (d), y otros ejecutivos (atrás), habla durante la inauguración hoy, miércoles 18 de abril de 2018, de la oficina del Senado de Puerto Rico en Washington (Estados Unidos). EFE

EFE

El Senado de Puerto Rico inauguró hoy su oficina en Washington con objeto de aumentar su influencia sobre los asuntos de políticas federales que conciernen al Estado Libre Asociado.

La apertura de la delegación se produce en un momento en el que el poder legislativo y ejecutivo estatal siguen presionando para la recepción de los fondos federales que les permitan recuperarse de los destrozos causados por el huracán María.

Esta nueva institución, que buscará ser un actor más en la presión para lograr una mayor presencia puertorriqueña en la toma de decisiones en Washington, se sumará a la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (PRFAA) y la comisionada residente, Jenniffer González.

“Su tuviéramos nuestros dos senadores y los congresistas que nos corresponden y el derecho a votar para elegir al presidente esta oficina no sería necesaria. No tenemos ese poder político”, argumentó Thomas Rivera Schatz, presidente del Senado puertorriqueño, durante la inauguración.

Rivera aseguró que la meta de esta nueva oficina es “detener los abusos que alguna gente quiere cometer” y tener presencia “directa” en un entorno en el que se toman decisiones que afectan directamente a Puerto Rico.

En este sentido, recordó que no es la primera vez que la Cámara Alta tiene presencia en el Distrito de Columbia y que en 1941 también hubo una oficina similar.

Por su parte, el exgobernador Luis Fortuño incidió en que el impacto del huracán María ha expuesto la importancia de aumentar la representación en la capital estadounidense.

“Lo que ocurrió con el huracán María dejó al descubierto la necesidad de que nuestra voz se escuche fuerte aquí, en Washington, donde se toman tantas decisiones que afectan a los puertorriqueños”, explicó Fortuño, quien pidió igualdad entre puertorriqueños y el resto de ciudadanos de EE.UU. “en el cien por cien de los casos”.

Sin embargo, el también exgobernador Carlos Romero Barceló enfatizó que no solo se debe a los efectos del desastre meteorológico: “No, no, hemos luchado durante mucho tiempo”.

También reiteró que la única forma de “garantizar la igualdad” es mediante la conformación como un nuevo estado de EE.UU. y mostró su convencimiento de que para el año 2020 Puerto Rico será el estado número 51.

Así, la Oficina de Asuntos Federales, Sociales y Económicos del Senado en Washington se establece en un edificio en el que también se encuentran representados los estados del país, cercano al Capitolio, y contará con personal que ya trabajaba para la Cámara Alta.


Anuncio