Advertisement
Share

Descubren una gran continuidad genética en la Patagonia en últimos 1.000 años

Las poblaciones indígenas de la cordillera de la Patagonia mantienen una gran afinidad genética con los individuos que poblaron esa zona hace 1.000 años, según un estudio de investigadores de la Universidad de Chile (UC) publicado hoy en la revista especializada PNAS. Fotografía tomada el 23 de febrero de 2012 que muestra a la descendiente de la etnia kawésqar Celina Llan-Llan. EFE/ARCHIVO

Las poblaciones indígenas de la cordillera de la Patagonia mantienen una gran afinidad genética con los individuos que poblaron esa zona hace 1.000 años, según un estudio de investigadores de la Universidad de Chile (UC) publicado hoy en la revista especializada PNAS. Fotografía tomada el 23 de febrero de 2012 que muestra a la descendiente de la etnia kawésqar Celina Llan-Llan. EFE/ARCHIVO

EFE

Las poblaciones indígenas de la cordillera de la Patagonia mantienen una gran afinidad genética con los individuos que poblaron esa zona hace 1.000 años, según un estudio de investigadores de la Universidad de Chile (UC) publicado hoy en la revista especializada PNAS.

El bioquímico Mauricio Moraga, de la UC, y sus colegas secuenciaron datos genómicos de los restos de cuatro individuos que habitaron esa región hace 1.000 años y de más de sesenta personas que residen ahí ahora.

Los estudios genómicos previos en esa región se han centrado en el momento de la migración temprana en todo el continente y en la división de los principales linajes subcontinentales.

Sin embargo, los informes anteriores a este estudio no habían abordado la diversidad genética regional entre los grupos nativos patagónicos.

En su análisis, el equipo liderado por Moraga encontró que a pesar de los desafíos a la continuidad genética que entrañaba la colonización europea, los grupos actuales de Kawéskar y Yámana mantienen una gran afinidad genética con los individuos antiguos analizados.

Además, halló que los grupos marítimos estudiados eran genéticamente equidistantes del genoma previamente analizado de un individuo antiguo de la isla Grande de Tierra del Fuego, lo que sugiere que los grupos marítimos se separaron del grupo terrestre posiblemente alrededor de la época en que esa isla fue separada del continente por el Estrecho de Magallanes.

Según los autores, estos resultados ofrecen una visión de los orígenes y el desarrollo de las culturas marítimas en la región de la Patagonia, que comparten Chile y en Argentina.


Advertisement