Anuncio
Share

La Oficina de Ética del Gobierno pide ampliar investigación a Scott Pruitt

El administrador de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA), Scott Pruitt, escucha al presidente estadounidense, Donald Trump, antes de la reunión de su gabinete en la Casa Blanca de Washington DC (Estados Unidos) hoy, 9 de abril de 2018. EFE

El administrador de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA), Scott Pruitt, escucha al presidente estadounidense, Donald Trump, antes de la reunión de su gabinete en la Casa Blanca de Washington DC (Estados Unidos) hoy, 9 de abril de 2018. EFE

EFE

El director interino de la Oficina de Ética del Gobierno (OGE), David Apol, solicitó formalmente a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) que amplíe su investigación para esclarecer las acusaciones que pesan sobre su administrador, Scott Pruitt, informaron hoy fuentes oficiales.

“Como director interino de la OGE, le escribo en relación a los recientes informes sobre la actuación de Scott Pruitt, administrador de la EPA, que han generado preocupación y que podrían constituir una violación de la norma sobre los Criterios de Comportamiento Ético de los Empleados de la Rama Ejecutiva”, señaló Apol en la misiva.

La carta, que fue compartida este lunes por la OGE a través de las redes sociales, está fechada este pasado viernes y va directamente dirigida al responsable de la oficina de ética de la EPA, Kevin Minoli.

Pruitt ya se había visto involucrado en diversas prácticas polémicas, entre las que se incluyen viajes en primera clase y en naves militares, frecuentes desplazamientos a su estado de residencia y controvertidas obras en su oficina, que ya habrían provocado la apertura de diversas investigaciones.

En los últimos días, sin embargo, han aparecido además diversas informaciones que apuntan a que Pruitt alquiló por 50 dólares la noche -lo que supone un precio muy inferior al del mercado- un apartamento cerca del Capitolio cuya propiedad está vinculada a un grupo de presión del sector de los combustibles, industria que regula su agencia.

El propio Apol cita esta controversia como uno de los puntos que deben ser aclarados, así como los gastos de viaje y seguridad de Pruitt y las presuntas represalias que habría tomado el responsable de la EPA contra varios empleados que mostraron su oposición a los dispendios del administrador.

“De ser cierto, es difícil imaginar cualquier otra acción que pudiera socavar más la integridad de la agencia que el castigar o marginar a empleados que persiguen el cumplimiento de las leyes y regulaciones”, advierte Apol.

“La confianza de los ciudadanos requiere que todos los empleados actúen en bien del interés público, y limpios de cualquier conflicto, actual o percibido, cuando se tiene una responsabilidad en el Gobierno”, defendió Apol.

A pesar de estas acusaciones, el propio Pruitt, uno de los más fieles defensores del programa de Trump, ha asegurado estos últimos días que no teme perder su cargo.

“Aunque los gastos en seguridad sean algo más altos que los de su predecesor, Scott Pruitt ha recibido amenazas de muerte por sus osadas acciones en la EPA (...). El alquiler estaba en torno al precio de mercado, los gastos de viaje, ok. Scott está haciendo un gran trabajo”, justificó el presidente, Donald Trump, este domingo.

Recientemente, medios estadounidenses también recogieron que Pruitt pidió un aumento de salario para dos de sus asesores más cercanos y que, tras la negativa de la Casa Blanca, este los incluyó en una ley sobre agua potable, algo que él ha negado.

Sin embargo, según una información de “The Atlantic”, un correo electrónico de una de las consejeras que circula estos días entre los profesionales de la agencia ratifica supuestamente que el jefe de Medioambiente tenía conocimiento y apoyaba el aumento.

La situación parece insostenible para la oposición y para algunos legisladores republicanos, que han pedido o bien el cese de Pruitt o su dimisión.

“Si quieres drenar la ciénaga, presidente, te libras de Pruitt, pero desafortunadamente el presidente Trump ha defendido a Pruitt”, dijo Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado.


Anuncio