Expresidente boliviano Sánchez de Lozada dice juicio en EEUU no ha terminado

EFE

El expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada y del exministro Carlos Sánchez Berzaín subrayaron hoy por medio de sus abogados que el tribunal del juicio civil abierto en EE.UU. contra ambos por una demanda de familiares de víctimas de las protestas de 2003 en Bolivia "aún no emitió sentencia".

"El veredicto que el jurado ha emitido el 3 de abril no es la decisión final del tribunal. El caso continúa y la Corte específicamente ya había advertido a los demandantes y a sus abogados que no proclamen victoria en base al veredicto del jurado debido a que el mismo no es la decisión final", indicaron.

La declaración difundida por los abogados Stephen D. Raber y Ana C. Reyes llega después de que el Gobierno del presidente Evo Morales , figura destacada en las protestas que en octubre de 2003 desembocaron en la caída del Gobierno de Sánchez de Lozada, haya pedido que el juicio concluya con la extradición del exmandatario.

El juicio que se celebra en un tribunal civil de Fort Lauderdale, a 50 km. de Miami, es consecuencia de una demanda interpuesta por familiares de ocho del medio centenar de fallecidos en las protestas de 2003, que culpan de sus muertes al expresidente y al exministro.

El jurado, compuesto por diez personas, declaró al expresidente y al exministro responsables de "ejecuciones extrajudiciales" y estableció que deben pagar compensaciones por 10 millones de dólares a los demandantes, quienes este jueves dijeron que volvían a Bolivia con la satisfacción de una "victoria legal" en EE.UU.

Los abogados de los demandados, sin embargo, dijeron hoy que "consistente con sus declaraciones de marzo 28, la Corte no emitió sentencia final" en este caso.

"En lugar de ello, la Corte solicitó a las partes presentar por escrito argumentos suplementarios a fin de considerar nuestra moción de descartar la demanda o anular el caso en aplicación de la Regla 50 de las normas federales de Procedimiento Civil", dijeron los abogados de Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín.

Según explican, "la Regla 50 es una norma bien establecida" en la justicia estadounidense que "permite a un juez anular un caso cuando la evidencia es insuficiente para poder sustentar una decisión razonable del jurado en favor de los demandantes".

"Nosotros -agregaron- ya hemos expresado nuestro desacuerdo con el veredicto, porque creemos que la evidencia presentada es insuficiente para sostener el veredicto que emitió el jurado ciudadano".

Entre otras cosas, el equipo legal del expresidente y el exministro subrayó que "los abogados de los demandantes ya admitieron que no existieron órdenes de nuestros defendidos para disparar y matar civiles desarmados" y agregó que "no existen evidencias de que hubiera habido un plan de nuestros defendidos para utilizar fuerza letal contra la población civil".

Por último, señalan que "el veredicto del jurado es inconsistente porque ellos mismos encontraron que las muertes no fueron causadas de forma 'deliberada o intencionalmente' por un soldado boliviano".

El juez James I. Cohn fijó para el 4 de mayo la audiencia en la que ambas partes deben aportar la información complementaria solicitada.

Sánchez de Lozada, de 87 años, y Sánchez Berzaín, de 58, residen y gozan de asilo en EE.UU. desde su salida de Bolivia.

El juicio civil, considerado el primero sobre derechos humanos contra un exjefe de Estado, se ampara en la Ley de Protección a Víctimas de Tortura (TVPA, en inglés), que autoriza demandas en tribunales federales de EE.UU. por ejecuciones extrajudiciales.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°