Anuncio
Share

Guterres urge a mantener el statu quo en “zona tapón” del Sáhara Occidental

Guterres urge a mantener el statu quo en “zona tapón” del Sáhara Occidental

El jefe de la ONU, António Guterres, está preocupado por las tensiones entre Marruecos y el Frente Polisario y quiere que se mantenga el statu quo en la “zona tapón” del Sáhara Occidental mientras se busca desatascar el proceso político. EFE/ARCHIVO

EFE

El jefe de la ONU, António Guterres, está preocupado por las tensiones entre Marruecos y el Frente Polisario y quiere que se mantenga el statu quo en la “zona tapón” del Sáhara Occidental mientras se busca desatascar el proceso político.

Así lo señala en un informe al Consejo de Seguridad hecho público hoy por Naciones Unidas y que servirá de base a las discusiones que este mes mantendrá ese órgano para la renovación del mandato de la Misión de la ONU para el Sahara Occidental (Minurso).

“Exhorto a ambas partes a que actúen con la máxima contención y eviten la escalada de las tensiones, y se abstengan de adoptar cualquier medida que pueda constituir un cambio en el statu quo en la zona de separación”, señala Guterres.

El diplomático portugués reconoce que le “preocupa la posible reanudación de las tensiones” a raíz de la presencia de elementos del Frente Polisario en Guerguerat, en el extremo sur del Sáhara Occidental.

Anuncio

“Exhorto al Frente Polisario a que se retire de la zona de separación, como lo hizo en abril de 2017", señala en el informe, que recoge los acontecimientos en la zona durante el último año.

Pese a su preocupación, Guterres destaca la “moderación” demostrada por Marruecos al mantener a sus tropas fuera de la zona de separación y celebra también la disposición del Polisario a cooperar con la ONU para resolver la situación en Guerguerat.

Según el secretario general de la ONU, ambas partes han violado en varias ocasiones los términos del alto el fuego, pero “en general respetan su espíritu” y colaboran cuando surgen posibles infracciones.

En el plano político, Guterres destaca la buena recepción dada a su nuevo enviado especial, el expresidente alemán Horst Köhler, y a sus intentos por reanudar las negociaciones “con una nueva dinámica”.

Anuncio

Sin embargo, avisa de que para “mantener este impulso positivo” las partes, los países vecinos y otros interlocutores “deben adoptar nuevas medidas”.

Entre otras cosas, Guterres quiere una participación más directa en el proceso político de Argelia y Mauritania.

El informe, de unas veinte páginas, repasa también cuestiones como la situación de los derechos humanos, expresando por ejemplo preocupación por el supuesto “acoso” de las autoridades marroquíes a activistas saharauis.

Guterres, en contra de la postura de Marruecos, defiende la importancia de que la Minurso pueda llevar a cabo acciones más allá de la supervisión del alto el fuego, como la vigilancia de los derechos humanos o la interacción con la población local.

Como en años anteriores, la tensión en torno al Sáhara Occidental se ha incrementado en abril, coincidiendo con las discusiones en el Consejo de Seguridad.

En los últimos días, Marruecos ha acusado al Polisario de tratar de cambiar el estatus de los territorios situados “al este del dispositivo de defensa”, especialmente en el noreste del Sáhara Occidental, en lo que la organización saharaui llama “territorios liberados”, y ha pedido una respuesta a la ONU.

Si ésta no se produce, Rabat considerará “todas las opciones”, según reiteró este miércoles en Nueva York el ministro de Exteriores, Naser Burita.


Anuncio