Advertisement
Share

Goerges y Keys logran un lugar en cuartos; Begu, eliminada

En la imagen, la alemana Julia Goerges. EFE/Archivo

En la imagen, la alemana Julia Goerges. EFE/Archivo

EFE

Los alcaldes de ciudades limítrofes con México como Brownsville (Texas) y Tucson (Arizona), se oponen al envío de la Guardia Nacional estadounidense a la frontera asegurando que lo que se requiere son “soluciones humanitarias” y no una mayor militarización en la zona, según lo expresado por los dos regidores hoy a Efe.

“Hablamos de hombres, mujeres y niños que están escapando de la violencia generada en sus países (...) y están buscando asilo en los Estados Unidos; nosotros deberíamos establecer un diálogo con estos países y buscar soluciones permanentes, no enviar a los soldados a la frontera”, sostuvo Tony Martínez, alcalde de Brownsville, en Texas, una urbe ubicada al noreste del Río Grande y perteneciente al condado de Cameron.

Esta semana se conoció que una caravana de cientos de inmigrantes centroamericanos recorría México en dirección a EE.UU, aunque en las últimas horas el gobierno mexicano ha dicho que se ha disuelto.

El regidor considera que la presencia de los soldados no tendrá ningún impacto en el flujo migratorio y solamente acarreará con un gran costo monetario, como ocurrió en el 2010 cuando el entonces presidente Barack Obama movilizó 1.200 soldados de la Guardia Nacional en el contorno.

“Lo ideal es buscar soluciones humanitarias, entablar diálogos. (...). Antes los inmigrantes venían desde México buscando empleo, mejores condiciones de vida, pero ahora están viniendo de países donde sus vidas literalmente corren peligro, así que a ellos no les puedes decir que no vale la pena venir”, enfatizó Martínez.

En su opinión, el presidente Trump está manejando el país como si aún estuviera frente a su programa de televisión “The Apprentice” y necesitara obtener mejores “ratings” (niveles de audiencia).

Por su parte, el alcalde de Tucson, Arizona, Jonathan Rothschild, en declaraciones enviadas a Efe calificó el plan de Trump como “una distracción más” acerca de su decisión de terminar con el programa de Acción Diferida (DACA).

“Los senadores de Arizona John McCain y Jeff Flake han apoyado un plan de una reforma migratoria y a la vez una mayor seguridad en la frontera, incluyendo más oficiales (especializados) en los puertos de entrada; eso es lo que necesitamos, no soldados en la frontera”, dijo Rothschild.

Trump dijo hoy que planea mandar “entre 2.000 y 4.000" militares a la frontera con México, un día después de ordenar a su Gobierno que organice el despliegue de reservistas de la Guardia Nacional en la zona limítrofe para combatir la inmigración ilegal.

Tanto el gobernador de Arizona, Doug Ducey, como el gobernador de Texas, Greg Abbott, han dado su apoyo al plan del presidente estadounidense.


Advertisement