Anuncio
Share

Marruecos denuncia ante la ONU acciones del Polisario y exige una respuesta

El ministro de Exteriores de Marruecos, Naser Burita (d) denunció hoy ante la ONU varias supuestas acciones del Frente Polisario que, según asegura, amenazan el alto el fuego en el Sáhara Occidental y exigió a la organización medidas en respuesta. EFE/ARCHIVO

El ministro de Exteriores de Marruecos, Naser Burita (d) denunció hoy ante la ONU varias supuestas acciones del Frente Polisario que, según asegura, amenazan el alto el fuego en el Sáhara Occidental y exigió a la organización medidas en respuesta. EFE/ARCHIVO

EFE

Marruecos denunció hoy ante la ONU varias supuestas acciones del Frente Polisario que, según asegura, amenazan el alto el fuego en el Sáhara Occidental y exigió a la organización medidas en respuesta.

Si no hay una reacción internacional, Rabat considerará “todas las opciones”, pues cree que hay un “casus belli”, dijo en una conferencia de prensa el ministro de Exteriores, Naser Burita.

El responsable marroquí, que ya había expresado un mensaje en esa línea el pasado domingo, se lo comunicó hoy directamente al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y al presidente de turno del Consejo de Seguridad, el peruano Gustavo Meza-Cuadra, durante sendas reuniones en Nueva York.

Guterres, según explicó Burita, abordó también la cuestión con el rey Mohamed VI, que le informó de los “acontecimientos gravísimos” que están teniendo lugar en extremo este del Sáhara Occidental, en un área que Rabat considera “zona tapón” y que el Polisario califica de territorios liberados.

El monarca, dijo, trasladó a la ONU el “rechazo claro, firme y determinado de Marruecos a estas provocaciones, a estas incursiones del Polisario en esta zona, que son inadmisibles e inaceptables”.

Según Rabat, el grupo saharaui está buscando “cambios” en esa zona que constituyen una “amenaza al cese el fuego” y una “violación del derecho internacional”.

Burita insistió en que su país no aceptará esas modificaciones de la situación sobre el terreno y demandó una respuesta a Naciones Unidas.

“Si la ONU, la comunidad internacional, no asumen sus responsabilidades, Marruecos asumirá las suyas”, advirtió, reiterando su mensaje del pasado domingo.

Burita insistió en que, si la situación no se remedia, su país considerará que hay un “casus belli” y se plantearía “todas las opciones”.

El ministro, preguntado por los periodistas, no quiso establecer ningún plazo para que se resuelva la situación.

Esta semana, cuestionado por las denuncias de Marruecos, el portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric, dijo que las fuerzas de la organización no han visto “ningún movimiento de elementos militares en el territorio del noreste”.

Según Burita, las actividades del Polisario en esa zona no son necesariamente militares, pero constituyen “cambios sobre el terreno” que “amenazan” el alto el fuego vigente desde 1991.

“Hoy hemos traído a la ONU pruebas, documentos, fotografías, mostrando los cambios sobre el terreno”, dijo el ministro.

Entre otras cosas denunció la construcción de varias estructuras y también declaraciones y anuncios hechos por el Polisario sobre su intención de instalar puestos militares fijos en el área.

“Todo ello denota una voluntad del Polisario, animado por Argelia, para cambiar la naturaleza de esa zona”, opinó.

Como cada abril, este mes el Consejo de Seguridad debe pronunciarse sobre la cuestión del Sáhara Occidental con motivo de la renovación anual del mandato de la misión de la ONU en la excolonia española (Minurso).

Naciones Unidas lleva años tratando de impulsar una solución política al conflicto, por ahora sin éxito, pues el Frente Polisario exige un referéndum para la independencia y Marruecos considera que la base de la negociación debe ser una propuesta de autonomía que presentó en 2007.

El expresidente alemán Horst Köhler, nombrado el año pasado enviado de la ONU para la cuestión, se ha reunido en los últimos meses con las partes para tratar de desatascar el proceso.

Hoy, Burita dijo que Marruecos salió esperanzado de sus contactos con Köhler, pero avisó de que la situación sobre el terreno supone una “amenaza” también para el proceso político, en el que Rabat considera clave que participe Argelia.

El ministro marroquí llegó a Nueva York desde Washington, donde este martes se reunió con el secretario de Estado en funciones de EE.UU., John Sullivan.


Anuncio