Anuncio
Share

El Gobierno quiere desclasificar informe sobre la candidata a dirigir la CIA

A pesar de que el nombramiento de Haspel fue propuesto por el propio presidente Donald Trump, la actual número dos de la agencia de espionaje deberá someterse a un proceso de confirmación por parte del Senado antes de convertirse en la primera mujer en dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA). EFE/Archivo

A pesar de que el nombramiento de Haspel fue propuesto por el propio presidente Donald Trump, la actual número dos de la agencia de espionaje deberá someterse a un proceso de confirmación por parte del Senado antes de convertirse en la primera mujer en dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA). EFE/Archivo

EFE

El director nacional de Inteligencia, Dan Coats, aseguró hoy que el Gobierno quiere desclasificar tanta información “como sea posible” sobre la candidata a dirigir la CIA, Gina Haspel, cuyo oscuro pasado podría dificultar su confirmación por parte del Senado.

“Queremos desclasificar tanto como sea posible sin poner en peligro lo que podríamos llamar fuentes y métodos”, comentó Coats a un grupo de periodistas durante un encuentro informal en Washington.

A pesar de que el nombramiento de Haspel fue propuesto por el propio presidente Donald Trump, la actual número dos de la agencia de espionaje deberá someterse a un proceso de confirmación por parte del Senado antes de convertirse en la primera mujer en dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Aunque los republicanos cuentan con una mayoría suficiente en el Senado, el hecho de que diversas informaciones hayan denunciado que Haspel estuvo involucrada en técnicas de tortura cuando dirigió una prisión secreta en Tailandia, sumado a la sospecha de que destruyó pruebas de esas prácticas, ha provocado que algunos legisladores recelen de su nombramiento.

El presidente Barack Obama (2009-2017) llegó a reconocer en agosto de 2014 que Estados Unidos había cometido actos de tortura después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, sin embargo, un informe detallado que fue elaborado dos años antes por el Comité de Inteligencia del Senado nunca fue divulgado debido a su carácter confidencial.

Es precisamente este informe, cuya desclasificación viene siendo reclamada por algunos legisladores y diversas organizaciones sociales, al que hacía referencia Coats.

Si bien el director nacional de Inteligencia no parece contemplar su completa publicación, Coats se comprometió a hacer todo lo necesario para “explicar” cuál fue “el papel” de Haspel en relación con las acusaciones que pesan sobre ella.

Desde que Trump anunció la designación de Haspel, la CIA ha iniciado una campaña de lavado de imagen de su antigua agente, a la cual han llegado a definir como “una de las personas más cualificadas” para el cargo en la historia de la Agencia.


Anuncio