Anuncio
Share

La violencia doméstica afecta al 18 % de las mujeres de Utah

El 18 % de las mujeres de Utah ha sido víctima de violencia doméstica a lo largo de su vida, un problema afecta a todos los niveles socioeconómicas y grupos étnicos, aunque con mayor prevalencia entre mujeres separadas y de bajos ingresos, informó hoy el Departamento de Salud de Utah. EFE/Archivo

El 18 % de las mujeres de Utah ha sido víctima de violencia doméstica a lo largo de su vida, un problema afecta a todos los niveles socioeconómicas y grupos étnicos, aunque con mayor prevalencia entre mujeres separadas y de bajos ingresos, informó hoy el Departamento de Salud de Utah. EFE/Archivo

EFE

El 18 % de las mujeres de Utah ha sido víctima de violencia doméstica a lo largo de su vida, un problema afecta a todos los niveles socioeconómicas y grupos étnicos, aunque con mayor prevalencia entre mujeres separadas y de bajos ingresos, informó hoy el Departamento de Salud de Utah.

Según el informe, el 14 % de los adultos de Utah (hombres o mujeres) afirmó haber sido físicamente atacado por un “compañero íntimo”.

Pero entre las mujeres esa cifra llega al 18,1 %, indicaron las autoridades sanitarias de Utah, uno de los estados más conservadores del país.

Estadísticamente no existe diferencia entre el porcentaje de mujeres blancas afectadas por violencia de compañeros íntimos (IPV, en inglés) y el porcentaje de mujeres latinas en esa situación, según el estudio.

Pero entre las mujeres de 18 a 34 años, la cifra de afectadas en los doce meses previos a la encuesta fue del 26,1 %, comparada con el 10,1 % entre mujeres mayores de 35 años.

“Aunque cualquier persona puede padecer IVP, la prevalencia de IVP a lo largo de la vida es estadísticamente más alta entre mujeres, entre personas con ingresos menores a los 25.000 dólares anuales, entre personas divorciadas o separadas, entre desempleados y entre personas bisexuales y con incapacidades”, dice el reporte.

A la vez, las mujeres que sufrieron de violencia doméstica tienen tres veces más posibilidades que las otras mujeres de fumar a diario días y dos veces más de consumir alcohol en exceso.

Además, faltan al trabajo con mayor frecuencia, tienen menor capacidad de concentración o de recordar cosas que las otras mujeres, y durante siete días o más cada mes sufren de “salud mental pobre”.

Entre los factores que contribuyen a reducir la violencia intrafamiliar figuran el matrimonio y una buena infancia, señala el informe, que apunta sólo el 9,7 % de las mujeres casadas son víctimas de IVP (comparado con un 44,3 % entre las divorciadas).

Y sólo el 13 % de las mujeres que tuvieron una infancia sin violencia luego sufren de IVP (comparado con el 49,8 % entre las mujeres que tuvieron “experiencias infantiles adversas”).

Pero el mismo documento advierte que el problema quizá sea “significativamente peor” que lo determinado por la encuesta en la que se basa el estudio.

De hecho, la Encuesta Nacional de Violencia Sexual y de Compañeros Íntimos, publicada en abril de 2017 por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), indica que una de cada tres mujeres de Utah es víctima de violencia no física y una de cada cuatro de violencia física.

Según los CDC, el 32,4% de las mujeres del país han sido víctimas de violencia doméstica física a lo largo de su vida, mientras que las agresiones psicológicas ascienden al 47,1 %.


Anuncio