Anuncio

Los mexicanos desconocen en Cuaresma la gran variedad de pescados de los que disponen

Personas compran pescados y mariscos este jueves 29 de marzo de 2018, en el mercado de la Nueva Viga, en Ciudad de México (México). En esta época de Cuaresma el consumo de pescado se incrementa entre los mexicanos; sin embargo, no son grandes consumidores por desconocimiento de la variedad de especies y costos disponibles. EFE

Personas compran pescados y mariscos este jueves 29 de marzo de 2018, en el mercado de la Nueva Viga, en Ciudad de México (México). En esta época de Cuaresma el consumo de pescado se incrementa entre los mexicanos; sin embargo, no son grandes consumidores por desconocimiento de la variedad de especies y costos disponibles. EFE

EFE

En esta época de Cuaresma el consumo de pescado se incrementa entre los mexicanos; sin embargo, no son grandes consumidores por desconocimiento de la variedad de especies y costos disponibles.

“En México hay aproximadamente 500 especies de pescado que se pueden consumir, en total hay cerca de 2.500 entre peces dulceacuícolas y marinos”, dijo en entrevista el biólogo marino Isaí Domínguez Guerrero.

Las más conocidas por la gente son los huachinangos, los meros, la cabrilla, los pargos, los tiburones, la mojarra, la tilapia y el bagre, “especies que la gran mayoría consume”, explica.

Domínguez, especialista en especies marinas, explicó que a pesar de contar con gran variedad de peces los mexicanos compran siempre los mismos por desconocimiento y en promedio consumen anualmente entre 1 y 3 kilos de pescado.

Durante los días de Semana Santa, el mercado de la Nueva Viga, ubicada en el oriente de la Ciudad de México, es la central de abasto de pescado más visitada por los consumidores, además de ser la más grande de Latinoamérica con alrededor de 450 locales.

Hugo Mereles, comerciante de mariscos en dicho mercado, expresó que “la gente no está bien informada de lo que se puede consumir, los precios y la variedad que es infinita”.

Explicó que “los precios son muy económicos pero la gente prefiere sólo algunos pescados como la sierra y la mojarra, que suben sus costos en esta época, pero hay productos del mar mucho más económicos y de mejor calidad”.

En un recorrido de Efe por este mercado de abasto, entre música, algarabía y constante movimiento, resalta la gran variedad de especies de pescados y mariscos disponibles con costos que van desde 50 hasta 300 pesos mexicanos (2,7 a 16,3 dólares) por kilo.

La Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) estima que en esta Cuaresma, del 14 de febrero al 1 de abril, se distribuirán en el país unas 325.000 toneladas de pescados por un monto de 22.500 millones de pesos (1.228 millones de dólares).

Domínguez, investigador del Sistema Nacional de Transferencia Tecnológica para el Desarrollo Rural Sustentable, enfatizó en la importancia de conocer la condición de los pescados que se consumen. Agregó que hace falta más regulación e información ya que la demanda de las especies de mayor consumo está siendo excesiva y las poblaciones pueden disminuir, como es el caso del mero del Caribe.

El especialista explicó que “el 10 % de peces comerciales está en peligro de extinción o en colapso pesquero, el 70 % están en su máximo aprovechamiento y un 20 % son poblaciones que están estables y que pueden seguir siendo capturadas”.

Pargos, huachinango, meros, tiburones son algunas de las especies cuyo consumo se recomienda disminuir y se sugieren las mojarras y otras especies que se cultivan en granjas, las que son más amigables con el medio ambiente.

El especialista recomendó un consumo responsable de pescado, informarse del lugar de origen, si es mexicana o importada, además de investigar cómo fue capturada y si proviene de una pesquería legal.

Sugirió consultar el sitio web “Peces marinos comerciales”, de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad de México, para orientar al público.

Cuando se compra un producto del mar en mercados y supermercados tiene un efecto directo, positivo o negativo, en la biodiversidad marina.

Domínguez reconoció que “muchas de las artes de pesca no son amigables con el ambiente, todos los mares del mundo están muy explotados, si los acabamos, gran parte de la población va a sufrir por la falta de alimento que proviene del mar.”

Aseguró que “se han hecho reuniones internacionales, se ha regulado y se está ejerciendo presión para que todo el consumo y la captura de pescados y mariscos sea de una manera sustentable”.

Hugo Mereles recomendó el consumo de pescados como el jurel, la gurubata, el robalito, la mojarra rayada, “especies menos conocidas pero de muy buena calidad”, indicó.

“Afortunadamente tenemos una diversidad muy buena en México, no necesitamos importación,aquí tenemos muy buen pescado en todo el país”, concluyó Mereles.


Anuncio