Anuncio

Gobernador de P.Rico insiste en que la Junta no debe dictar política pública

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rossello, durante una audiencia. EFE/Archivo

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rossello, durante una audiencia. EFE/Archivo

EFE

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, insistió y reiteró hoy en que no le va a permitir a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que le quite poderes y que su función como representante electo del pueblo de la isla es el de establecer la política pública.

En declaraciones tras firmar la ley de reforma del sistema público de educación de Puerto Rico, Rosselló repitió lo que había anunciado el día anterior en un mensaje por televisión en el que contestaba a las peticiones de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

La JSF requirió ayer al ejecutivo, para poder certificar varios planes fiscales como el del gobierno y la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), entre otras agencias, bajar las pensiones y mantener el Instituto de Estadísticas como órgano autónomo, entre otros.

“No vamos a permitir que una JSF impuesta dicte la política pública de Puerto Rico... eso está bien claro”, dijo el gobernador, quien indicó que la carta “se leía más como una receta de política publica de lo que quería la JSF versus lo que quería el pueblo y su gobierno electo”.

“Que la JSF haga su trabajo que es el de los objetivos fiscales. El nuestro es el de establecer la política pública”, agregó.

A su vez, dijo que sería “penoso” tener una JSF “que estuviese desarrollando una reforma educativa sin ser electa por el pueblo”.

“Muchas de las cosas que se esbozaron en las cartas son conceptos de política pública y ellos lo saben, y yo estoy aquí para decirles que no van a cruzar esa línea. No les voy a permitir que intervengan con la política pública, que es la potestad del gobierno electo por el pueblo puertorriqueño”, insistió.

A su vez, se refirió al anuncio que hizo en su mensaje de retirar la reforma laboral.

“Entendía que la JSF había captado el mensaje de que ellos iban a trabajar solo con las limitaciones fiscales, pero no. Que capten este mensaje: no van a dictar la política pública de Puerto Rico. Su propuesta empobrecía al puertorriqueño y no daba el mecanismo hacia una transición a una fuerza laboral más robusta. Por eso dejamos sin efecto nuestra propuesta de reforma laboral”, subrayó.

Por último, descartó acudir a los tribunales y dijo que contestará a la JSF antes del 5 de abril.

En el acto de hoy también estuvo el vicepresidente de la Cámara de Representantes, José Torres, quien aseguró que los representantes de mayoría “estamos totalmente alienados” con Rosselló y que “aquí no hay una guerra, sino un debate de ideas”.

También dijo que “si nos tienen que llevar amarrados que nos arresten en el hemiciclo”, concluyó.


Anuncio