Anuncio

Un doble-doble de Rubio no evita la derrota de los Jazz; Marc y Grizzlies dan la sorpresa

Ricky Rubio (C) de Utah Jazz en acción ante Terry Rozier (d) de Boston Celtics este 28 de marzo de 2018, durante un partido de la NBA en el Energy Solutions Arena en Salt Lake City, Utah (EE.UU.). EFE

Ricky Rubio (C) de Utah Jazz en acción ante Terry Rozier (d) de Boston Celtics este 28 de marzo de 2018, durante un partido de la NBA en el Energy Solutions Arena en Salt Lake City, Utah (EE.UU.). EFE

EFE

El base Ricky Rubio , pese a su irregular acierto ante la canasta rival, logró un doble-doble que esta vez no fue suficiente a la hora de evitar la derrota de su equipo de los Jazz de Utah, aunque a nivel individual acabó la jornada de la NBA como el mejor jugador español.

La cara de la moneda la vivieron el veterano base José Manuel Calderón y el pívot Marc Gasol que cumplieron con su aportación individual y también ayudaron a sus respectivos equipos de Cavaliers de Cleveland y los Grizzlies de Memphis a conseguir sendas victorias, la de los últimos convertida en la gran sorpresa de la jornada.

Rubio disputó 36 minutos y estuvo cerca del un triple doble con 14 puntos, 10 asistencias y ocho rebotes, incluidos seis defensivos, pero los Jazz perdieron en su campo por 94-97 ante los Celtics de Boston.

Una derrota que les pone más presión de cara a conseguir el pase a los playoffs en la Conferencia Oeste.

El jugador de El Masnou anotó 4 de 14 tiros de campo, incluido un triple de los seis intentos que hizo, y maquilló la aportación ofensiva con los cinco tantos que logró desde la línea de personal en seis intentos.

Rubio también recuperó tres balones, perdió otros dos y cometió dos faltas personales.

Si Rubio no tuvo su mejor toque de muñeca, Calderón, que jugó 14 minutos como reserva de los Cavaliers estuvo perfecto y les ayudó a conseguir la victoria de visitantes por 105-118 ante los Hornets de Charlotte.

Calderón aportó cuatro puntos al anotar los dos tiros que hizo a canasta, además de dar dos asistencias.

Su compañero de selección el pívot Willy Hernangómez apenas jugó un minuto con los Hornets y su actividad estadística fue de una perdida de balón y una falta personal.

Tampoco el mediano de los hermanos Gasol brilló en el juego individual al aportar 8 puntos, pero sí ayudó en la labor de equipo para que los Grizzlies, que tienen la segunda peor marca de la liga (21-54), que comparten con los Hawks de Atlanta, venciesen de locales 108-103 a los Trail Blazers de Portland, terceros clasificados de la Conferencia Oeste, y que se convirtió en la gran sorpresa de la jornada.

El jugador de Sant Boi, que disputó apenas 21 minutos, anotó 3 de 8 tiros de campo, con un triple de tres intentos, y acertó 1-2 desde la línea de personal.

Gasol se encargó de dirigir el ataque al repartir seis asistencias, capturó tres rebotes defensivos, recuperó dos balones, perdió otros dos y le señalaron un par de faltas personales.


Anuncio