Anuncio

Un exonerado después de 22 años de prisión puede ser deportado, según abogada

El inmigrante Ricardo Rodríguez, que esta semana fue exonerado de un crimen que no cometió y debería recuperar la libertad después de 22 años de estar en una prisión de Illinois, quedó bajo custodia de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y podría ser deportado, informó hoy su abogada Tara Thompson. EFE/ARCHIVO

El inmigrante Ricardo Rodríguez, que esta semana fue exonerado de un crimen que no cometió y debería recuperar la libertad después de 22 años de estar en una prisión de Illinois, quedó bajo custodia de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y podría ser deportado, informó hoy su abogada Tara Thompson. EFE/ARCHIVO

EFE

El inmigrante Ricardo Rodríguez, que esta semana fue exonerado de un crimen que no cometió y debería recuperar la libertad después de 22 años de estar en una prisión de Illinois, quedó bajo custodia de la Oficina de Inmigración y Aduanas ( ICE ) y podría ser deportado, informó hoy su abogada Tara Thompson.

La abogada dijo que el Departamento Correccional de Illinois le informó que su cliente fue conducido por agentes de ICE a un centro de detención, desconocido por el momento, con el argumento de que fue revocado el estatus de residente permanente mientras estaba encarcelado.

“La familia de Rodríguez está agradecida a la corte por haber anulado la condena, pero ahora necesitamos la ayuda de la Procuradora de Justicia del Condado de Cook, Kim Foxx, para evitar que lo expulsen del país”, agregó a medios locales.

Rodríguez, que tiene ahora 45 años, fue responsabilizado de la muerte de una persona en 1995 durante un tiroteo entre pandillas en el barrio Humbold Park y condenado a 60 años de prisión.

El Exoneration Project, que se encarga de defender casos de condenas injustas, dijo que los testigos presentados en el juicio fueron manipulados por el exdetective Reynaldo Guevara, acusado de obtener confesiones ilegales mediante violencia en por lo menos diez casos.

Este año también fueron exonerados los mexicanos Arturo Reyes y Gabriel Solache, quienes recibieron el mismo tratamiento de Guevara para confesar y fueron condenados por un doble asesinato y el secuestro de un menor ocurrido en 1998 que no cometieron.

La condena en primera instancia fue a muerte, luego conmutada por prisión perpetua, y cuando quedaron en libertad en diciembre pasado habían transcurrido 19 años detrás de las rejas.

Reyes regresó a México voluntariamente, pero antes presentó una demanda contra Guevara, otros oficiales del Departamento de Policía de Chicago y fiscales de la corte del condado.

Solache está en libertad bajo fianza y gestiona una visa U como víctima de violencia policial, para evitar ser deportado.

La oficina regional de ICE en Chicago no ha respondido consultas sobre el paradero de Rodríguez y su estatus legal, algo que preocupa a su familia.

“Espero que no cometan otra injusticia y que lo dejen libre”, declaró hoy a periodistas su hermana María Rodríguez López.


Anuncio