Anuncio

Chicago aprueba la mayor obra pública de su historia para remodelar O’Hare

EFE

El aeropuerto internacional O’Hare de Chicago, uno de los más importantes de Estados Unidos, será remodelado y puesto a nuevo a un costo de 8.500 millones de dólares, según un proyecto aprobado hoy por el Concejo Municipal.

“O’Hare quedará al frente de los aeropuertos nacionales y nos permitirá competir mejor a nivel mundial”, declaró el alcalde Rahm Emanuel , después de que 40 concejales aprobaron la realización de la mayor obra pública de la historia de la ciudad, con un voto en contra y dos abstenciones.

Según Emanuel, tras la remodelación, que es única en su magnitud en los 73 años de vida del aeropuerto y demandará unos ocho años, Chicago tendrá el sistema de terminales más moderno del país, que se complementará con un nuevo sistema de pistas de aterrizaje y despegue ya en obras.

El alcalde destacó la construcción de una terminal global, que irá en lugar de la número 2 actual, que será demolida, y que será utilizada mayormente por la aerolínea United, que tiene su centro de operaciones en O’Hare, y por su competidora American.

En esta terminal los viajeros nacionales podrán conectarse con vuelos internacionales sin demora y sin necesidad de trasladarse a la terminal 5, que es habitualmente la base de las operaciones internacionales.

Está previsto que la remodelación aumente en un 20 % las puertas de embarque, lo que permitirá reducir demoras y acelerar el desplazamiento de los 78 millones de pasajeros que usan anualmente el aeropuerto.

Comparado con los aeropuertos internacionales de Los Ángeles, Hartsfield-Jackson de Atlanta y John Kennedy de Nueva York, con los que disputa los primeros lugares del país en conectividad y pasajeros, O’Hare se ha quedado rezagado en remodelaciones, según el Departamento de Aviación de la municipalidad de Chicago.

Con la futura terminal global, O’Hare será el primer aeropuerto de los Estados Unidos en operar como Heathrow en Londres o Narita, en Tokio.

Para la remodelación el aeropuerto deberá endeudarse en 4.000 millones de dólares, según lo autorizado hoy.

Antes de lograr la aprobación en el Concejo Municipal, el alcalde Emanuel tuvo que negociar y pactar con American, que se oponía a la remodelación porque entendía que su competidora United estaría recibiendo una mejor consideración en la distribución de los nuevos espacios.

También con los caucus de concejales afroamericanos e hispanos, que exigieron una parte “justa” de los trabajos y contratos generados por el proyecto.

“Esta obra será tremenda en materia de empleos”, declaró el concejal Pat O’Connor, que actúa como jefe de piso del alcalde en el Concejo, “y los intereses de todas las partes fueron contemplados”, agregó.


Anuncio