Anuncio

Texas ejecuta a un latino conocido como el “asesino de la maleta”

EFE

El estado de Texas ejecutó hoy a Rosendo Rodríguez, un reo de origen latino que fue condenado a muerte por violar y asesinar en 2005 a una mujer embarazada, cuyo cuerpo escondió dentro de una maleta que arrojó a un vertedero.

A Rodríguez, que este lunes cumplió 38 años, lo declararon muerto a las 18.46 hora local (23.46 GMT) tras recibir una inyección letal en la prisión de Huntsville, según notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas.

Sus últimas palabras fueron: “Nací y crecí católico, y no se me escapa que estamos en Semana Santa y que el pasado domingo fue Domingo de Ramos. Ayer fue mi cumpleaños. Hoy es el día en que me uno a mi Dios y padre. El estado podrá tener mi cuerpo, pero no mi alma”.

Además del crimen por el que fue ejecutado hoy, Rodríguez confesó otro asesinato similar y durante el juicio cinco mujeres lo acusaron de haberlas violado, entre ellas una exnovia.

El 14 de septiembre de 2005, a un empleado del vertedero de Lubbock (oeste de Texas) le llamó la atención una maleta nueva arrojada en una montaña de basura.

Dentro, encontró el cuerpo desnudo y golpeado de Summer Baldwin, una prostituta de 29 años embarazada de 10 semanas. La autopsia reveló después que también fue violada.

El código de barras de la maleta permitió a los investigadores establecer el día y lugar de su compra: esa misma víspera en unos almacenes Walmart.

Las cámaras de seguridad y el rastro dejado en la compra -vía tarjeta de débito- facilitaron la identificación del asesino: Rosendo Rodríguez, un reservista del Cuerpo de Marines que estaba en Lubbock para un entrenamiento militar.

A Rodríguez, que tenía 24 años en ese momento, lo detuvieron días después en la casa de sus padres en San Antonio (Texas).

El hoy ejecutado confesó haber matado a Baldwin, pero dijo que fue en defensa propia después de que la mujer lo amenazase con un cuchillo después de haber tenido sexo consentido en un hotel.

También confesó haber asesinado a otra mujer -Joanna Rogers, de 16 años- que conoció a través de internet y que llevaba meses desaparecida en Lubbock.

Las autoridades encontraron su cuerpo, también escondido en una maleta arrojada en el vertedero.

Con ese segundo crimen, Rodríguez se ganó el apodo “asesino de la maleta”.

A Rodríguez lo condenaron a muerte en 2008 por el asesinato de Baldwin con agravante -siempre necesario para imponer la pena capital en Texas- de agresión sexual.

Como Rodríguez negaba haberla violado, sus abogados recurrieron hasta el Tribunal Supremo los resultados de la autopsia, alegando que su cliente merecía cumplir una pena de cadena perpetua y no ser ejecutado.

Hoy, en última instancia, los magistrados del Supremo rechazaron la petición de la defensa.

Rodríguez se convirtió así en el cuarto preso ejecutado este 2018 en Texas y séptimo en todo el país.

Desde que el Tribunal Supremo restituyó la pena de muerte hace cuatro décadas, 1.472 presos han sido ejecutados en todo el país, 549 de ellos en Texas.

Texas tiene programada para el próximo 16 de mayo otra ejecución de un preso latino, es el caso de Juan Castillo, condenado a muerte por el asesinato en 2003 de un joven al que él y su entonces novia engañaron con falsas promesas de sexo y drogas para robarle.


Anuncio