Anuncio

Verificado 2018: periodismo contra noticias falsas sobre elecciones mexicanas

El líder de la coalición opositora Por México al Frente, Ricardo Anaya (c). EFE/Archivo

El líder de la coalición opositora Por México al Frente, Ricardo Anaya (c). EFE/Archivo

EFE

Ni el gobierno de Putin ha anunciado que apoyará a Andrés Manuel López Obrador ni el magnate Carlos Slim ha comparado al PRI con un empleado que roba; estas son algunas de las noticias falsas -y virales- sobre las próximas elecciones mexicanas que la plataforma Verificado 2018 trabaja en desmontar.

Un equipo de 12 periodistas -diez verificadores y dos coordinadores- son los encargados de analizar aquellos contenidos dudosos que proliferan por las redes sociales y se propagan rápidamente.

Ejemplos no faltan: una fotografía del actor Gael García Bernal con una cita falsa -"Solo el voto inteligente podrá salvarnos como país, y el voto inteligente es para López Obrador"- fue compartida cerca de 10.000 veces en Facebook; un vídeomontaje en que se ve al candidato a la presidencia Ricardo Anaya respaldando la construcción del muro fronterizo fue compartido por 120.000 personas.

La coordinadora del proyecto y editora general del portal Animal Político, Tania Montalvo, señala a Efe que es complicado “atacar” esas informaciones que “la gente ya compartió y, finalmente, fortalece lo que la gente cree”.

Publicaciones que, además, contribuyen a la polarización de la sociedad mexicana, que ya de por sí es “enorme”, como también lo es la “desconfianza” ante las instituciones, políticos y medios.

Las noticias falsas abarcan varios formatos: desde las fotografías y vídeos virales hasta aquellas informaciones sacadas de contexto o imprecisas.

En cualquiera de los casos, muchas veces estos contenidos simplemente “se distribuyen sin pensar, sin analizar y sin ver su origen”, resalta Montalvo.

Por este motivo, la plataforma también aspira a mostrar a los lectores en qué deberían fijarse cuando comparten una nota en las redes; entre otros aspectos, la fuente del contenido.

“Si te están diciendo que una declaración se dio en una entrevista, que te preguntes de cuándo fue, dónde (está publicada), porque es muy fácil que digan ‘Lo dijo en una entrevista’ pero que no te den más información”, expuso.

Anteriormente, otros países han impulsado iniciativas similares a Verificado 2018, como Electionland en Estados Unidos o CrossCheck en Francia.

En México, el proyecto surgió por la colaboración entre Animal Político, AJ+ Español y la organización Pop Up Newsroom, que se encargó de la formación de los verificadores y de los trabajadores de los medios que colaboran con la plataforma.

El esquema que se ha dado en otros países, con el que los medios asignan a uno de sus periodistas para que esté verificando la información de manera constante, no fue visto como una vía plausible para el país latinoamericano, por lo que se decidió crear una redacción independiente para la tarea, explica Montalvo.

A día de hoy, hay más de 60 medios que son “aliados” de Verificado 2018. Estos reciben cada noche las verificaciones que realiza la plataforma, que además son publicadas posteriormente en su sitio web y en las redes.

Desde que están en activo, el equipo mantiene un ritmo de trabajo de aproximadamente tres o cuatro noticias verificadas al día, y ha recibido multitud de solicitudes a través de la etiqueta #QuieroQueVerifiquen para examinar publicaciones dudosas.

Además, cuentan con una alianza con Facebook gracias a la cual les llega un listado con aquellas noticias compartidas que han sido reportadas como sospechosas por los usuarios.

Una vez que estas publicaciones son consideradas como información falsa, apunta Montalvo, su fuerza “disminuye un 80 % en Facebook”.

La iniciativa planea finalizar su trabajo cuando la autoridad electoral determine el ganador de los comicios del 1 de julio, en los que además de presidente se elegirán diputados, senadores y algunos gobernadores estatales, entre otros cargos.

No obstante, el equipo podría en un futuro considerar si siguen unos meses más con la tarea de verificación. “Depende del proceso mismo, de qué tamaño es el proceso postelectoral”, concluye la coordinadora.


Anuncio